Como cada año, la Liga de #Fútbol Profesional realizaba una gala en la cual entregaba los premios a los mejores de la temporada terminada. Se repartieron premios tanto en Primera División como en Segunda División. Pero en este artículo nos centraremos en la Primera División, que es la que más polémica trajo. Los premios se dividían en varias categorías, de las que detallamos las que nos interesan a continuación: Mejor Portero; Mejor Defensa; Mejor Centrocampista Defensivo; Mejor Centrocampista Ofensivo; Mejor Delantero; Mejor Entrenador; Mejor Equipo; y Mejor Jugador del Año. 

Bueno, hasta aquí todo normal. Para este tipo de premios es preciso recordar la liga pasada.

Anuncios
Anuncios

Una liga que fue dominada durante casi toda su consecución por el Atlético de Madrid. Equipo que consiguió hacer frente a las dos grandes potencias económicas españolas y europeas. El mismo club que tuvo en posesión al Zamora al término de la temporada, Thibaut Cuortois, y fue el menos goleado y tercer máximo goleador de todo el campeonato. En el apartado de menos goleado cabe destacar las actuaciones del guardameta pero también las de la defensa, y es que el Atlético de Madrid fue el noveno equipo menos amonestado. Es decir, que defendían muy bien su portería cometiendo un número de infracciones menor que la media.

Bien, pues los premios se repartieron de la siguiente manera: Mejor Portero: Keylor Navas; Mejor Defensa: Sergio Ramos; Mejor Centrocampista Defensivo: Luka Modric; Mejor Centrocampista Ofensivo: Andrés Iniesta; Mejor Delantero: Cristiano Ronaldo; Mejor Entrenador: Diego Pablo Simeone; Mejor Equipo: Atlético de Madrid; y Mejor Jugador del Año: Cristiano Ronaldo.

Anuncios

Es decir, el portero Zamora que se consolidó este pasado año como uno de los tres mejores porteros del mundo no fue el mejor portero de la liga. De la defensa menos goleada, ninguno de sus integrantes fue merecedor de ese premio. El centrocampista defensivo que más balones recuperó, Gabi con 318 y una diferencia de +44 con el segundo, no era merecedor de dicho premio. Jorge Resurrección, que fue capaz de dar 12 asistencias, no fue merecedor de dicho premio. Y Diego Costa, que obtuvo un porcentaje de acierto de casi el doble que el ganador, tampoco fue merecedor del premio.

En cambio, un portero que recibió 43 goles en un año (por 26 de Cuortois) sí lo mereció. Una defensa que recibió 38 goles (12 más que la del Atlético) sí que lo mereció. Un jugador con vocación claramente ofensiva se llevó el galardón de mejor centrocampista ofensivo. Un culé que no aparece en la lista de los 7 mayores asistentes (Koke es el tercero) sí se merece el premio. Y por último, pero no menos importante, un delantero que necesita lanzar 216 veces a puerta para anotar 31 goles (Diego Costa lanzó 108 para anotar 27) sí que merece el premio.

Anuncios

El gran humor de la gala presentada por Eva Hache, cosa que hace que el humor ya sea mínimo, es el hecho de que el mejor portero y mejor defensa del año pasado según la LFP no sean parte del mejor once de jugadores que la mismísima LFP eligió pocos meses antes. Una tremenda farsa de entrega de premios en la que, como desde hace mucho tiempo en España, el que sale beneficiado es el Real Madrid.