#Iker Casillas, por fin, ha hablado. Según él, ha decidido hacerlo ahora, tras haber pasado la tormenta, para no entorpecer el buen camino del #Real Madrid y para no incendiar aún más la situación con sus enemigos. El portero ha decidido comparecer ante el veterano periodista para manifestar su posición ante todos los temas que han llenado páginas de periódicos deportivos y horas de televisión durante los últimos dos años.

Para empezar, el mostoleño abordó el asunto de su conversación telefónica con Xavi Hernández y Puyol. Hace dos años, cuando se sucedieron numerosos encuentros Real Madrid - Barcelona, la tensión entre los jugadores de ambos equipos llegó a ser insostenible.

Anuncios
Anuncios

Casillas, como capitán de la Selección Española, llamó a Xavi por teléfono, gracias a la mediación de Carles Puyol. En esa conversación, Iker no pidió perdón a Xavi, como se aseguró en numerosos medios de comunicación, y como creyó José Mourinho. En esa conversación, ambos se recriminaron actitudes que consideraron inapropiadas de cada equipo. Discutieron acaloradamente para terminar llegando a un acuerdo, algo así como a un pacto de no agresión por el bien de la Selección Española. Gracias a esa llamada, culés y madridistas se reconciliaron en la concentración del combinado nacional para la Eurocopa de 2012, que finalmente ganó España.

Además, Casillas dejó clara su afinidad con el equipo de su vida, el Real Madrid. Declaró que le duelen los pitos de los aficionados en el Bernabéu, pero que es consciente de que debe seguir trabajando duramente para convertir esos pitos en aplausos.

Anuncios

Además, se confesó cien por cien madridista. Lleva en 'la casa' desde que tenía 9 años, sin haber pisado antes ningún otro club, ni siquiera en el colegio. El madridismo le corre por las venas. Sin embargo, tras su grave lesión que le mantuvo apartado del #Fútbol durante varios meses, y sobre todo, tras la mala relación con Mourinho, Casillas se planteó marcharse. Sus motivos, según sus palabras, fueron claros: no quería perjudicar al Madrid. Hoy en día, tras la llegada de Ancelotti, ha recuperado la confianza. Quiere seguir peleando por un puesto en el equipo titular, y ante todo, quiere seguir perteneciendo al club que tantas alegrías le ha dado en su carrera.