El #Real Madrid está en este momento muy por encima de la mayor parte de sus rivales tanto en la Champions League como en la Liga y en la Copa del Rey. En todas las competiciones sus rivales, incluso los de entidad importante, salen al campo pensando más en no llevarse un saco de goles a casa que en ganar el partido. Es lo que sucede cuando paseas por Europa a algunos de los mejores jugadores del mundo centrados en la única misión de marcar goles. En cada campo en el que juegan se presentan con un equipo que, aún no siendo en muchos casos el de gala, sigue imponiendo, pues el fondo de armario de este equipo es también de gala. Cuando entre tus suplentes están Raphael Varane (considerado uno de los mejores centrales de Europa), Keylor Navas (uno de los mejores porteros del mundo) y Javier "Chicharito" Hernández (uno de los mejores delanteros del mundo) es que realmente tienes un equipo titular que es la envidia de Europa.

Anuncios
Anuncios

El Liverpool nunca había recibido una derrota europea en su estadio tan abultada como el cero a tres que ha visto reflejado en su marcador anoche. Y fueron tres por no ser más, porque Anceloti decidió que una vez estaba asegurado el marcador lo mejor era recoger las velas y sacar a algunos suplentes para mimar a sus estrellas de cara al siguiente partido que les enfrentará en el torneo liguero contra el Barcelona.

Pero que nadie piense que el Liverpool hizo algún tipo de concesión a su rival. Salió a asfixiar al contrario y ha achicar los espacios tratando de llevar contra las cuerdas al Real Madrid. Sin embargo el equipo blanco no solo no se amilanó sino que respondió con un juego agresivo y vertical que dejó el primer golpe definitivo en el minuto veintidós.

Anuncios

Ese fue el tiempo que tardó #Cristiano Ronaldo en olvidar su sequía en Anfield y marcar un gol con un remate de pura calidad. No pasaron ni ocho minutos cuando el segundo, obra de un inspirado Benzemá, dejó en muy malas condiciones al Liverpool. El equipo inglés terminó de besar la lona en el cuarenta con el tercero, obra también de Benzemá, que acabó la primera mitad de forma imperial.

El Liverpool lo intentó en la segunda parte, pero este era un duelo a un solo partido y ellos mismos atacaban sabiendo que solo podrían maquillar el resultado. #Fútbol