La de anoche era toda una prueba de fuego para los de Ancelotti. Uno de los estadios más célebres del #Fútbol mundial les recibía engalanado para la ocasión. El abarrotado Anfield apoyó a su equipo como es habitual, pero la presión no fue un inconveniente para que el #Real Madrid demostrara su superioridad en el terreno de juego. Con numerosas bajas, entre las que destacan la de Sergio Ramos y la de Gareth Bale, los merengues salieron al campo con la intensidad necesaria para plantar cara a un rival de la altura del Liverpool.

Pese a que la visita a los 'reds' era el encuentro más difícil de la fase de grupos, el Real Madrid dominó el juego durante todo el partido.

Anuncios
Anuncios

Los tutelados por Ancelotti supieron leer cuándo se necesitaban pases largos, pases cortos, juego intenso o más comedido. El primer gol de la noche llegó de las botas del de siempre, Cristiano Ronaldo, en el minuto 22. Con este tanto se queda a tan sólo uno de alcanzar el récord de Raúl González, hasta ahora máximo goleador de la historia de la #Champions League. Pero, sin lugar a dudas, el protagonista de la noche fue Karim Benzema.

El francés, que lleva meses demostrando el buen estado de forma en el que se encuentra, ha sabido dar con la tecla goleadora que tanto ha añorado tiempos atrás. Para Ancelotti, este jugador es imprescindible, puesto que no ambiciona marcar todos los goles de su equipo sino que se divierte aún más como pasador. Su generosidad ha sido el principal motivo para que todos sus compañeros y superiores le elogien.

Anuncios

Gracias al francés, llegaron los dos siguientes goles del Real Madrid. El primero de su lista fue un remate de cabeza casi sin ángulo, que al principio parecía más un centro que un remate a puerta. Antes de la media hora de juego, el Madrid ya iba 0-2. La conquista de Anfield era ya una realidad.

El tercero, el gol de la tranquilidad, llegó antes del descanso. Benzema emuló al mítico ídolo madridista Raúl González, anotando un gol de 'pillo', tras varios rechaces en el área pequeña del Liverpool. Al margen de los goles, el partido se caracterizó por el buen hacer de la mayoría de los jugadores blancos. Destacaron, en especial, el recién llegado James y el suplente de lujo, Isco.

Con este ánimo crecido llegan los blancos a uno de los partidos más relevantes de la temporada, el primer Clásico de la Liga. ¿Quién se llevará los tres puntos el sábado?