Después de las dudas que se generaron en Sofía tras ganar in extremis al modesto Ludogorets búlgaro, el #Real Madrid necesitaba regresar al Bernabéu y demostrar por qué son candidatos a llevarse todas las competiciones que disputan este año. Ancelotti achacó el mal partido en Bulgaria a la falta de intensidad al inicio, algo que fue corregido en el encuentro de anoche. En el minuto 2 los locales se pusieron 1-0 con un gol, cómo no, de Cristiano Ronaldo. El luso cabeceó serenamente un pase medido de Bale, que había elaborado una muy buena jugada en colaboración de uno de los mejores de la noche, Dani Carvajal. Gorka Iraizoz, portero del Athletic, no podía creerse que apenas unos segundos tras comenzar el partido, ya fueran por detrás en el marcador.

Anuncios
Anuncios

Sin duda, un presagio de lo que les llegaría después.

Si por algo se caracterizó anoche el Madrid fue por la velocidad. Y es que reunió en el campo a dos extremos puros, Bale y Cristiano, con dos laterales reconvertidos en extremos para la ocasión, Marcelo y Carvajal. Los contragolpes de los blancos resultaron imparables para los vascos. El segundo gol llegó en el minuto 40, tras un remate de cabeza de Benzema tras lanzamiento de córner. Con este resultado ambos equipos se fueron al descanso. El Madrid corrigió otro de los errores que en jornadas anteriores le costó puntos: la falta de intensidad en la segunda parte. Salió al terreno de juego a morder, ante un impávido rival que apenas podía perseguir a sus rápidos adversarios. El tercer gol llegó en el '55 de un contragolpe de libro, obra de Cristiano a pase de Bale, tras una de sus características galopadas en la banda.

Anuncios

El portugués, que pese a retirarse de Sofía con una herida abierta en el talón de Aquiles y haber sido duda para el encuentro de anoche, demostró un soberbio estado de forma. Corría a por todos los balones y lamentaba las ocasiones perdidas. Incluso, se mostró generoso cediendo el cuarto gol de la noche a Benzema en el minuto 69. Cuando parecía que el 4-0 sería el resultado final de una plácida noche blanca, la suerte sonrió a Cristiano y le regaló su vigésimo segundo hat-trick. Un balón de Pepe se topó con Cristiano Ronaldo, quien aportó un efecto al balón que le hizo tocar la red de Iraizoz por quinta vez. El partido concluyó con un Athletic muy tocado y con un Madrid que recupera juego y puntos en #Liga. #Fútbol