Carolina Rodríguez, Natalia García y Sara Llana. Ellas tres eran la baza del equipo español en la modalidad individual,. Y no defraudraron. La benjamina leonesa Sara Llana, a pesar de cometer un error en el ejercicio de pelota, demostró que esto es sólo el principio de la brillante carrera que le espera, y pudo disfrutar de competir con las mejores del mundo. La catalana Natalia García estuvo luchando hasta el último momento por colocarse entre las 24 mejores con tal de poder disputar la final. Sin embargo, el último aparato hizo que quedara la 30 aunque cerca de conseguir esa plaza. A pesar de ello, realizó una competición muy regular e hizo un gran trabajo.

Anuncios
Anuncios

Lo de Carolina Rodríguez es de otra galaxia, pues está demostrando que el paso del tiempo no es para ella un obstáculo sino todo lo contrario. Con sus 28 años está mejor que nunca y se ha convertido ya en un referente para sus competidoras, quienes la admiran y respetan como nunca. Carolina logró en la primera jornada una cuarta posición con la cinta, colocándose por delante de gimnastas del este y haciendo historia para la rítmica española. Esta cuarta plaza le posibilitó disputar la final en ese aparato y demostró sin duda que es la gimnasta más expresiva del panorama internacional. Logró quedar décima en la clasificación final, lo que no hace más que aumentar las expectativas de lo que pueda pasar de cara a las olimpiadas de Rio 2016 y colocó al equipo en dicho top ten.

Anuncios

Ante esto, es necesario homenajear a la gimnasta más longeva de la historia de la rítmica española y que en caso de llegar a Río lo haría con 30 años, lo cual no ha conseguido ninguna gimnasta jamás. Y es que Carolina tiene la suerte de contar con un equipo detrás que le muestra su apoyo cada día y de tener una entrenadora, Ruth Fernández que se ha convertido en la clave de su éxito, pues forman un tándem perfecto y demuestran que en la #Gimnasia el hecho de querer, y de creer, es más que fundamental. Desde aquí hay que reconocer a Carolina, pero también a las otras dos componentes del equipo español, el gran trabajo que están realizando y la gran competición realizada en el campeonato del mundo de Izmir al colocar a la rítmica española, entre los diez mejores del mundo.