El partido de ayer era más que tres puntos, más que noventa minuto. El partido de ayer era la ocasión de Madrid y Barcelona de demostrar quién manda en la #Liga BBVA en estos primeros meses de competición. Ambos equipos llegaban con buenos números al encuentro del Bernabéu, pero finalmente fue el #Real Madrid quien se impuso y salió victorioso de tan esperado partido.

Cuando apenas se habían disputado tres minutos de juego, un clamoroso error de la defensa blanca le regaló el 0-1 a Neymar Jr., para sorpresa de los aficionados que abarrotaban el estadio de Chamartín. Ante este gol tan tempranero, los de Ancelotti reaccionaron vívidamente, con una intensidad quizás desmedida.

Anuncios
Anuncios

Benzema desaprovechó dos oportunidades de poner las tablas en el marcador, algo que hizo recordar a los aficionados la tan manida frase de "ante el Barcelona, si perdonas, te acuerdas". En los minutos posteriores, ambos equipos tuvieron ocasiones de gol, si bien la más clara fue para Messi. El argentino remató solo ante Casillas, pero el de Móstoles realizó una parada antológica que salvó el 0-2.

Cuando el partido se encontraba en su momento de mayor igualdad, Piqué cometió un penalti claro por mano. Cristiano empató el encuentro en el minuto 34. Con este resultado se llegó al descanso, tras el cual, fue el Real Madrid quien salió con más espíritu de ganador. En el minuto 49, Pepe cabeceó con maestría un córner, lo que supuso el 2-1 a favor del Madrid. El Bernabéu coreaba su nombre, y él, a cambio, besaba el escudo y señalaba con sus manos las diez Copas de Europa del Real Madrid.

Anuncios

A partir del 2-1, el Barcelona tuvo que arriesgar mucho más en su línea defensiva, con el objetivo de empatar el encuentro. De este modo, el Madrid se encontró con el juego que más le gusta: líneas abiertas para poder realizar contraataques letales. Ese fue el cariz que tomó el partido en su fase final, motivo por el cual los blancos lograron el 3-1. Isco, uno de los mejores de la tarde, luchó por un balón que todos daban por perdido. Iniesta y Mathieu le regalaron el esférico al malagueño, que generó un contraataque culminado por Karim Benzema.

El Bernabéu terminó coreando el nombre de Isco, el de Karim, y cómo no, el de Cristiano Ronaldo. Una vez más, desde Chamartín se pidió el Balón de Oro para su estrella, que pese a no realizar su mejor partido, no dejó de ofrecerse y de pelear por cada uno de los balones que le llegaban. Acabado el Clásico, el Real Madrid ha recortado tres puntos con respecto al Barcelona, colocándose a tan solo uno de la cabeza.

#FC Barcelona