Ayer el Atlético de Madrid no quiso ser menos,en cuanto a goleada se refiere, y le endoso al Malmo sueco un contundente 5-0, aunque la primera parte fue para olvidar, ya que las ocasiones que tenían los colchoneros no se materializaban y parecía que el partido iba a estar en suspense hasta el final de este, pero menos mal que llegó la segunda parte y todo cambió de forma, gracias a jugadores como Koke, llamado a ser la futura estrella de la selección española.

El partido empezó para el aficionado atlético como un partido fácil de disputar, opinión que en la primera parte no convencía demasiado y hacía surgir dudas, dudas ya que no se marcaba ningún gol, y el cuadro del grupo estaba empatado a tres puntos los cuatro componentes del grupo, cosa que hizo que empezáramos a temer viejos recuerdos, se marcharon los jugadores a los vestuarios, con buenas sensaciones, ya que el atlético dispuso de varias ocasiones de peligro, entre ellas varios corners.

Los de Cholo Simeone salieron a la segunda parte con la lección aprendida y en seguida , gracias a un gol de Koke y su dirección del equipo que supuso tres asistencias que se convirtieron en gol, por fin el atlético de Madrid abrió la lata y empezó a marcar los goles del partido, siendo la dupla de ataque Mandzukic y Griezman los dos siguientes en marcar gol, para luego ser cambiados y así darles descanso y una buena recuperación para el partido de liga que juega contra el Getafe el próximo domingo, y pensábamos que se quedaba aquí la cosa, pues no.

No podía faltar a su suerte con el gol, uno delos dos centrales, Godín, que está en racha y aprovecho un corner lanzado a su cabeza para de un duro testarazo introducir el cuarto gol en la red sueca, y claro alguien faltaba por marcar y ya iba siendo hora, ya que se le consideraba un fichaje estrella, por que ofrece una gran velocidad, y lo demostró en el quinto gol, Cerci, por fin el italiano pudo marcar y alegrarse un poco, demostrando que es muy rápido tanto a la hora de regatear como a la de disparar, primero disparó al palo y recogió el rechace para marcar el quinto.
El atleti jugó un verdadero partidazo, técnico, defensivo, con garra, sin miedo y marcando los tiempos hasta llegar al gol, en esta ocasión cinco veces.