La noche de ayer del miércoles dio al madridismo una gran alegría, un partido de ensueño en el eterno Anfield contra el Liverpool, el Madrid fue el gran Madrid de siempre de pase en corto y posesión, equipo hecho a medida del entrenador y de la afición.

Exhibición del Madrid. El partido empezó con descontrol por parte de los dos equipos, mucho respeto y ninguno de los dos conjuntos quería dar el paso hacia adelante, con precaución por así decirlo para no dejar huecos en defensa, totalmente normal ya que ambos equipos tienen más que pólvora arriba en el ataque, el Madrid con Benzema, Cristiano, ayer Isco y James, el Liverpool a Balotelli, Sterling y Coutinho.

Anuncios
Anuncios

En definitiva mucha pólvora y dinamita y muy consciente mente el cuidado y repliegue por ambas partes.

En el minuto 24 llegó el primer gol del #Real Madrid, lo hizo Cristiano tras una buena jugada en equipo, donde le callo el balón a James que se inventó un pase al hueco para "el bicho" que sin dejarla botar empaló el balón más o menos desde el punto de penalti, batiendo cruzado al portero del equipo inglés.

Tras el primer gol, fue decepcionante para el equipo inglés, no supo encontrarse más en el partido, los pupilos de Rodgers desaparecieron por completo, cada jugador intentaba la guerra por su cuenta, con jugadas individuales que al fin y al cabo no llegaban a buen puerto para los ingleses, una odisea total para el Liverpool a raíz del gol de Cristiano, sin duda les dejó muy tocados.

Anuncios

Pocos minutos después en el 29, cuando el equipo inglés aún no había asimilado el gol del Madrid, llegaría el segundo,Kroos asiste desde el vértice del área izquierdo del equipo inglés a Benzema, que define de cabeza batiendo por arriba al portero del Liverpool que sale en falso. Segundo mazazo para los ingleses que aun no habían asimilado el primer gol cuando llegó el segundo del conjunto blanco.

En el partido seguía todo igual, mucha posesión del equipo blanco, mucho #Fútbol con Isco, Kross y James que llevaban la batuta del partido como si de directores de orquesta se tratase, alguna que otra galopada de Cristiano y algún que otro chut de Benzema. Dominio del Real Madrid y un Liverpool replegado que no sabía como acercarse a la meta de Iker Casillas.

El tercero llegó tras la insistencia del Madrid sobre el área inglesa, en el minuto 40, muy cerquita del descanso, otra vez Kross el alemán que botaba un córner desde la izquierda, el baló le llegaba a Pepe, que mete la pierna y Benzema lo recoge para marcar con la derecha. Así se llegó al descanso con el 3-0 definitivo.

En la segunda mitad del encuentro, el Madrid dio un recital de fútbol controlador, controlando el balón en todo momento y sabiendo a que jugar, llegando a poner en pie a toda una grada señora de Anfield, gran gesto, hecho que hay que destacar, puesto que en España eso no se puede observar.

Así acabo el partido con el definitivo 0-3 para el Madrid y un equipo lanzado hacia el clásico. #Champions League