#Cristiano Ronaldo no está lesionado, pero poco faltó en vista de la "caricia" que le dedicó un jugador del Ludogorets en los últimos minutos del partido. Una patada en el tendón de Aquiles que muy bien pudo costarle varios partidos de lesión a la estrella del Real Madrid. Una acción que el arbitro dejó pasar y que puso un nudo en el estómago a todo aficionado al equipo blanco y a todo amante del #Fútbol. Hay faltas que sencillamente no son de este deporte.

El portugués ha estado entrenando en solitario, aparte, tratando de recuperarse de un intento claro de destrozarle.

Según algunos fue un choque sin intención. Según otros una falta como cualquier otra que nada tenía de grave y para los que más una clara agresión que quedará en nada porque el infractor pertenecía a un equipo pequeño y hay que dar cuartelillo a los equipos pequeños.

Anuncios
Anuncios

Al final pudo ser un tiempo en la enfermería para un gran jugador.

Hay jugadores a los que los equipos de menor nivel les toman como presa y tratan de destruirlos con entradas sucias y golpes a destiempo. No juegan contra ellos, no intentan pararles, sencillamente tratan de sacarles del partido. El entrenador puede elegir sacar a su estrella del campo para que no la lesionen o puede posteriormente salir del campo en camilla, esas son las opciones.

No es un juego limpio. Traiciona completamente los ideales del fútbol y del deporte. Busca por toda misión convertir el deporte en una pelea callejera y que la calidad brille por su ausencia o quede sumergida en el baño de sangre que queda tras el partido. Y lo peor es que muchos árbitros lo permiten alegando que es parte del fútbol.

Además si sancionan al jugador ¿qué más da? La misión de un equipo pequeño en una competición grande es llegar lo más lejos posible sea como sea y por los métodos que sea.

Anuncios

La selección no era pequeña, pero hace no mucho vimos a Neymar retorciéndose en el suelo por un rodillazo en la espalda que recibió en cuartos de final del último mundial. Varios meses lesionado y poco faltó para dejar secuelas. No digo que esa fuera la intención, pero ¿desde cuándo eso es parte del mundo del fútbol?

Recuerdo una ocasión en la que una "caricia" de estas acabó con un jugador varios meses en el hospital ¿Cuándo será suficiente?