Sólo ha sido un partido, con seis puntos en juego, eso sí, los tres que ha ganado el #Real Madrid más los tres que ha perdido el Barcelona, pero ha podido sel el partido en el que el madridismo ha podido ver ya materializado un más que probable cambio de ciclo.

El deporte vive a a base de ciclos, un deportista o un equipo es de pronto mejor que los demás y se mantiene en lo más alto del palmarés durante años, mientras le dura la forma y mientras no surgen rivales nuevos que le bajen del podio. La historia del fútbol español se hace a base de sucesivos ciclos de supremacía de los dos grandes clubes españoles, el Real Madrid y el F.C.Barcelona, cuando uno de estos dos clubes consigue cuajar un equipo campeón, lo es durante varios años consecutivos, hasta que los jugadores que han formado ese equipo campeón van envejeciendo, perdiendo la forma y retirándose.

Anuncios
Anuncios

Entonces suele coger el relevo en los campeonatos el rival.

De vez en cuando coincide que ninguno de los dos gigantes está suficientemente bien o que algún otro equipo consigue cuajar una temporada excepcional y entonces ganan campeonatos el At.Madrid o el Valencia o algún otro. Pero cuando ésto ocurre esos equipos que han conseguido romper el duopolio de los dos grandes, son desmantelados pues los profesionales que le han hecho campeones son fichados por otros clubes más poderosos y tienen que reinventarse. Prueba es el campeón de #Liga de la pasada temporada y casi, casi, campeón de la Champios, el At. de Madrid, que todavía celebraba su extraordinaria temporada cuando ya estaba perdiendo a sus jugadores más relevantes fichados por el todopoderoso millonario del Chelsea londinense.

Ni Real Madrid ni Barcelona pueden tener ese problema, son los clubes netamente fichadores, cualquier jugador del mundo quiere jugar en sus equipos, no sólo por lo que pueden pagar, sino por los títulos a los que pueden aspirar siempre, si un jugador se va del Madrid y del Barcelon es o porque lo echan o porque no juega, ningún titular del Madrid o del Barça se va nunca fichado por otro club, o casi nunca, muy excepcionales son los casos.

Anuncios

El caso es que el fútbol español viene de unos años de dominio de F.C.Bacelona que tuvieron su cumbre las temporadas que fue entrenado por Pep Guardiola y que han estado protagonizados por el balón de oro de varias temporadas seguidas, Messi, escoltado por jugadores no menos estelares como Xavi, Iniesta, Víctor Valdés, Puyol, Busquets, etc. etc. etc.

Contra este Barcelona triunfante, el Madrid lleva años fracasando, ni el competidor por el "título" de mejor jugador del Mundo con Messi, Cristiano Ronaldo, ni el autoproclamado mejor entrenador, Mourinho, han podido durante años apear a los culés del trono de los campeonatos.

Y como todos los ciclos terminan, la temporada pasada ya se puede considerar la del final del ciclo Barça, intentaron un nuevo proyecto con el Tata Martino como entrenador, pelearon la Liga hasta la última jornada pero fueron eliminados en Champions y en Copa, por lo que terminaron la temporada sin títulos y con el entrenador sustituído. Por su parte el Real Madrid inició también un nuevo proyecto con Carlo Ancelotti en el banquillo blanco, consiguieron, por fin, la décima Copa de Europa para el club blanco y el título de Copa del Rey, pero "tiraron" la Liga por deméritos propios.

Anuncios

Así, la temporada pasada es de las que se aprovecha algún otro, en este caso, el At. de Madrid realizó una temporada gloriosa de la mano del Cholo Simeone en el banquillo, consiguiendo el título de Liga y perdiendo la final de Champions por un gol encajado en el tiempo añadido.

Esta temporada el Barcelona ha llevado a cabo una amplia remodelación de la plantilla, empezando por contratar a Luis Enrique como entrenador, siguiendo por el fichaje estrella de la bota de oro Luis Suárez, y varios fichajes más todos ellos profesionales contrastados, además de subir el primer equipo a los mejores de la cantera.

No se quedó atrás el Real Madrid a la hora de fichar a las estrellas que más brillaron en el Mundial del verano. Sin embargo, parecía que tanta estrella en el vestuario madridista tendría difícil encaje en el terreno de juego. El Real Madrid consiguió la Supercopa de Europa pero perdió la de España y, sobre todo, sembró dudas en el futuro del equipo el que dos de sus jugadores más emblemáticas, su más que cerebro, casi entrenador en el campo Xabi Alonso, y su todo corazón, Di María, ambos ídolos indiscutibles de la afición y de sus compañeros, dejaban el club y marchaban a otras ligas, algo que fue criticado públicamente incluso por el mismísimo Cristiano Ronaldo. Además el Barça empezó el campeonato sin perder un partido ni encajar un gol, distanciándose en cuatro puntos del Real Madrid,

Sin embargo Carlo mantuvo la calma, dijo que encajaría el sudoku y los dos partidos de esta semana parece que le han acabado dando la razón. En Liverpool y en el clásico el Madrid ha conseguidos dos victorias de prestigio y de las que dan tranquilidad y optimismo a un equipo. El Real Madrid se ha mostrado como un equipo serio, que es mucho más que sus rutilantes estrellas, que son capaces de trabajar, todos, de forma estajanovista y solidaria, que siguen teniendo el mejor contraataque del mundo y además ahora también son capaces de manejar el balón y plantear ataques estáticos. Ancelottti no sólo ha sido capaz de encajar a James y Kross, incluso a Chicharito, sino que ha recuperado a un Isco estelar y, además, Casillas vuelve a hacer paradas.

Este Real Madrid tiene jugadores de calidad estratosférica, lo que tampoco es anormal en este club,además son bastante jóvenes, lo que asegura futuro y parece que, por fín, Florentino Pérez ha encontrado al entrenador que lleva buscando desde que cometió el error de echar a Del Bosque, una persona que reúne el talento y el talante necesarios para entrenar un equipo tan inmensamente difícil como el Real Madrid. #FC Barcelona