Comenzamos repasando lo sucedido en el Allianz Arrena. El Bayern, que se situaba líder antes del partido (y después, también), recibía a un Werder Bremen que parece que en los últimos años no encuentra su mejor versión. El partido iba a ser una clarísima victoria por 6-0 para los de Josep Guardiola donde hubieron, si se puede decir así, dos goleadores bastante inesperados. No por la alta de calidad de los jugadores en cuestión, ya que ningún jugador del Bayern München sufre una mínima falta de talento #Fútbolístico (hasta el guardamete Manuel Neuer posee un juego de pies con el balón digno de un centrocampista), sino más bien por la posición que ocupan estos jugadores.

Anuncios
Anuncios

Y es que no es habitual ver marcar un gol a un lateral derecho y, menos todavía, un doblete. Iba a ser el caso de Philipp Lahm, que asistido por Thomas Müller, inauguraba el casillero para los de Guardiola en el minuto 20 de partido. El capitán bávaro repetiría en el minuto 79'.

El segundo goleador sería Xabi Alonso, ya que su posición de mediocentro defensivo no le brinda muchas oportunidades de marcar gol. Iba a ser en el minuto 27', de falta directa y por debajo de la barrera como conseguiría batir a Wolf. No terminaría así la primera parte, ya que en el minuto 43', el coelgiado se encargaría de señalar pena máxima a favor de los azulgranas (qué raro es llamar así al Bayern München). El jovencísimo Thomas Müller se encargaba de poner el tres a cero en el marcador.

Anuncios

A este paso y con tan corta edad, el de Weilheim va camino de convertirse en uno de los máximos anotadores históricos del conjunto que actualmente dirige Pep Guardiola. Y fíjense sin han habido grandes goleadores en la historia del Bayern München.

También en la primera parte, pero justo antes del pitido qque señalaba el camino hacia el túnel de vestuarios, David Álaba iba a cederle a Mario Götze el honor de anotar el cuarto para el Bayern por medio de una asistencia. En la segunda parte no pasó nada hasta los minutos finales, donde como ya hemos dicho, Philipp Lahm se encargó de conseguir su doblete y, en el minuto 86', Mario Götze, el niño maravilla, hizo lo propio con su cuenta particular.

Así pues, el Bayern München se da un festín en la jornada previa a partido Champions.