España llegó al Mundial de Brasil 2014 como una de las tres selecciones favoritas a llevarse el título mundial junto a Brasil, la anfitriona, y Alemania. Pero no más lejos de la realidad, los de Vicente Del Bosque fueron derrotados por Holanda con un contundente 5-1 y Chile les venció por 2-0. No habían conseguido pasar de la fase de grupos y el fracaso era más que evidente.

La edad dorada de los Xavi Hernández, Xabi Alonso, Gerard Piqué, Fernando Torres, David Villa, Iker Casillas y demás había acabado de la peor manera. El cambio era más que necesario. Se requerían caras nuevas, una incorporación de sangre fresca que aportara hambre y una renovación en el juego de España.

Anuncios
Anuncios

Y al siguiente convocatoria tras el Mundial, el seleccionador hizo lo que todos los aficionados al #Fútbol esperaban.

Kiko Casilla, Marc Bartra, Míkel San José, Daniel Carvajal, Ander Iturraspe, Isco Alarcón, Raúl García y Paco Alcácer fueron las caras completamente nuevas que aparecieron en la convocatoria que el seleccionador español dio el viernes pasado. Otros, como David De Gea, Koke Resurrección, Diego Costa o César Azpilicueta cuentan con pocas convocatorias con la selección absoluta pero era necesaria su llamada ya que aportan una combinación de experiencia mínima con la selección y a la vez el hambre de títulos que necesita este combinado.

Esta nueva selección se enfrentaba a Francia, un combinado que llevó su renovación al pasado Mundial y ya contaba con esa experiencia extra que le faltaba a la española.

Anuncios

Jugadores jovencísimos como Pogba, Griezmann, Matuidi y Sakho combinados con experimentados jugadores como lo son Benzema, Lloris o Valbuena. Se enfrentaban en París, y con lo enunciado antes, se presuponía un mínimo favoritismo para los franceses.

En el partido, España demostró que no ha perdido demasiado su particular estilo de toque con largas posesiones pero no supo finalizar ninguna ocasión. Fue preocupante esos cero tiros a portería de la selección española en todo el partido. Por su parte, los de Deschamps jugaron muy bien, con un estelar Paul Pogba. Loïc Rémy consiguió anotar el gol que le daría la victoria a los locales tras la anulación de un gol legal a Karim Benzema. España dejó muestras de que esta nueva selección no tendrá mucho que envidiarle a la anterior, pero aún falta la consagración y hacer bloque. Veremos qué ocurre en la próxima gran cita: La Eurocopa de Francia 2016.