"¡Por fin! ¡Aleluya!", esas palabras salieron de mi boca al ver ganar, después de tanto tiempo, a uno de los corredores que más ha combatido para hacerse con una etapa de una de las grandes vueltas, este corredor es Dani Navarro, un luchador eterno, un gregario de lujo que encontró en el Cofidis, equipo en el que milita, un puesto de líder que por fin ha tenido su premio y es que quienes somos seguidores del ciclismo y miramos mas allá de los de siempre, vemos como corredores como Navarro, Zubeldia, Pardilla, Nieve, están ahí metidos entre los primeros en busca de una etapa, etapa que les cuesta mucho más ganar que a gente como Valverde, Contador o Purito pero que cuando lo hacen nos hacen ver que quién la sigue la consigue.

Dani Navarro venía algo enfadado con quien en su día fue su líder, Alberto Contador, cuando el otro día, tiró abajo sus ataques y privarle la victoria de etapa, pero el enfado se le acabó al cruzar la linea de meta donde sus compañeros de equipo llegaban sonriendo y celebrando la victoria de Dani, victoria que en un principio se pensaba que no se iba a conseguir, el motivo, una escapada con gente muy buena, entre ellos Cunego, otro como Navarro, Luis León Sánchez, Sagan y así hasta once, con unas diferencias muy grandes con el pelotón, donde tiraba el equipo del líder y que parecía que iba a dejar que la escapada llegara a meta.

Todo cambió en la subida del Alto del Caracol donde el grupo de once se redujo a cinco corredores: Wyss, LuisLe, Cunego, Gaudin y un ruso creo, que tenían mas de dos minutos de ventaja, y de repente se puso a tirar la FDJ y acabó con la escapada, cosa que hizo que en el último repecho Dani Navarro atacara para conseguir la etapa y así tener por fin ese día de felicidad que tanto ansiaba, su primera etapa en una grande y que esperamos que sean muchas más

En segundo lugar, otro gregario de lujo, Dani Moreno, que llegó a dos segundos, una pena para él que también se la merecía, por que la labor de estos es muy dura y sufrida, a tres segundos más llegaron los gallos sin ninguna diferencia reseñable y que hace que estemos esperando la llegada de los puertos asturianos para decidir la carrera. Desde aquí mis ánimos para esos gregarios que tanto se merecen una etapa. El que la sigue la consigue