La selección de Serbia se presentaba en los cuartos de final con un balance de 3 victorias y 3 derrotas durante la fase de grupos. Nadie contaba con ellos para llegar lejos y ya están en las semifinales para luchar por las medallas, tras vencer a una de las favoritas que llegaba invicta, Grecia, y en el partido de ayer a los brasileños. Por su parte, la selección de Brasil llegaba como una de las favoritas, con un juego interior de los mejores del mundial y con Marcelinho Huertas y Raulsinho Neto a un muy buen nivel.

El partido estuvo dirigido en todo momento por el base titular del CSKA, Milos Teodosic, que fue el encargado de dirigir la orquesta.

Anuncios
Anuncios

A pesar del buen inicio de partido por parte de Serbia, Brasil seguía pegado al marcador, incluso llegó a ponerse por delante al inicio del segundo cuarto con una ventaja de dos puntos (21-23) de la mano de un enchufadísimo Marquinhos, uno de los mejores jugadores de la "canarinha" durante todo el campeonato.

En este momento fue cuando el combinado dirigido por Djordjevic empezó a imponer las diferencias en el marcador. Teodosic acabó la primera parte con 16 puntos y encontró a Bjelica a su fiel escudero que le ayudó en todo momento. Al descanso se llegó con el 48-34, con Brasil con la esperanza de poder recuperar las rentas que había conseguido Serbia.

Pero esto no fue lo que sucedió ya que el combinado serbio salió con la intención de finiquitar el partido y asegurarse una plaza en las semifinales del campeonato del mundo.

Anuncios

Bogdanovic no quería darle esperanzas a los brasileños y el joven jugador se puso en plan "killer", de tal forma que Brasil no podía hacer nada. El tercer período fue el mejor de Serbia, con Bogdanovic y Nenad Krstic como referencias en ataque.

De esta forma, el partido acabó con un marcador abultado de 84-56, devolviéndole la victoria a Brasil en la fase de grupo, pero esta vez en un partido mucho más importante, los cuartos de final. Serbia será el rival de Francia en las semifinales, verdugo de España en la jornada de ayer. #Baloncesto