El 14 de Julio, Luis Enrique convocó al hasta entonces juvenil Munir El Haddadi para realizar la pretemporada con el primer equipo azulgrana. La temporada pasada, el madrileño de ascenencia marroquí formaba parte del Juvenil A, desde donde se dio a conocer a toda Europa al marcar un golazo desde el centro del campo en la final de la Europa Youth League (Champions League de los juveniles).

Desde aquel momento su progresión ha sido meteórica, e incluso llegó a debutar en segunda división con el Barça B en la recta final de la temporada pasada.Este año, aunque tiene ficha 'B', El Haddadi ha disputado toda la pretemporada con el primer equipo conviertiéndose en el máximo goleador del verano culé. Sus actuaciones gustaron tanto al entrenador astuariano que lo ha puesto en el once titular los dos primeros partidos de Liga.

El experimento de Luís Enrique obtuvo un resultado positivo ya que Munir marcó en la primera jornada frente al Elche. Como premio lo alineó frente al Villarreal por delante de Neymar, pero su actuación no fue tan brillante.El efecto Munir repercutió a nivel internacional, lo que lo llevó a ser seleccionado con la selección española sub-21, llegando a debutar el pasado Jueves.

Nadie duda que Munir está en un momento muy dulce en su carrera deportiva, y tampoco Vicente del Bosque ha querido aprovechar su buen estado de forma para convocarlo con la selección absoluta tras la lesión de Diego Costa. La decisión del técnico ha sido muy cuestionada ya que ha preferido llevar al culé antes que a otros delanteros españoles experimentados como Llorente, Torres, Negredo o incluso Aduriz.

Al ver la meteórica progresión de este joven de 19 años es inevitable acordarse de uno de los casos más conocidos de un joven que apuntaba a estrella y fracasó, como Bojan Krkić. El joven de origen serbio debutó a los 17 años en el #FC Barcelona de la mano de Frank Rijkaard y poco después fue convocado con la selección absoluta. Sin embargo tras la llegada de Guardiola Bojan no tenia protagonismo y se marchó a la Roma con Luis Enrique pero nunca volvió a ser el que era y ya ha pasado por Roma, Milán, Ajax y Stoke City con sólo 24 años.

Algo similar ocurrió con Canales, fichado por el Real Madrid y ahora en las filas de la Real Sociedad. Por ahora no hay que aventurarse a pronosticar el futuro del joven y hay que dejarlo mostrar su potencial. Él sabe que es del filial culé y debe mantener los pies en el suelo si quiere seguir igual. #Fútbol