Francesc Fàbregas fue criado en el seno de la cantera blaugrana, la Masía. Si por algo se está caracterizando estos últimos años dicha cantera es por apostar por el #Fútbol de toque. Y en él, Fàbgregas es un especialista. Por su parte, Nemanja Matic tiene un inicio confuso. Desde no se sabe bien cuándo hasta 1999, militó en el Radnicki Obrenovak, club serbio. A partir de aquí fue cambiando de club cada dos años. Siguió en el Estrella Roja de Belgrado hasta el 2001. De ahí se marchó al máximo rival de la ciudad, el Partizan Belgrado. En 2003 abandonó la capital serbia y se fue en busca de nuevos retos a la ciudad de Ub para militar en el Jedisntvo Ub. Pareció que otros dos años en este club fueron más que suficientes para el jugador serbio, que se marchó del club poniendo rumbo al Kolubara Lazarevac. En 2007 decidió que era hora de cambiar de país y se marchó al club eslovaco MFK Kosice, donde estuvo hasta 2009. Desde ese club fue fichado por el Chelsea, que lo cedió al Vitesse (2010/11) y Benfica (2011/12 y 2012/13). Su maravillosa temporada en un Benfica campeón hizo que Mourinho le tuviese un sitio en su Chelsea para el año 2013/14. 






Aterrizando en la actualidad, es innegable decir que ambos jugadores tienen muchísima importancia en el esquema de este Chelsea FC de José Mourinho. Muchísima, pero no podemos imaginarnos cuánta. Esta importancia quedó más que plasmada en el anterior partido de los 'blues' en Premier League contra el Aston Villa. 


Para situarnos mejor, veamos una fotografía con el esquema táctico que utilizó el míster portugués para llevar a los suyos a una victoria más. 


En él se puede ver como Cesc Fábregas y Nemanja Matic son el eje de absolutamente todo el Chelsea. No hay nadie que se encargue del balón más que ellos. Si tuviéramos que asignar roles específicos e inamomibles serían: 


- Cuortois: parar balones. 


- Terry y Cahill: Cortar balones. 


- Ivanovic y Azpilicueta: impedir centros en defensa y ejecutarlos en ataque. 


- Cesc y Matic: hacer fútbol. 


- Willian, Óscar y Hazard: dotar de balónes a Diego Costa y llegar de segunda línea. 


- Diego Costa: marcar goles. 






Así de simple puede llegar a ser el fútbol. Pero no es tanta sencillez la que encierra el fútbol. La clave del fútbol moderno es, sin ninguna duda, el centro del campo. Y en este Chelsea, Nemanja y Francesc son los 'putos amos' del centro del campo, que diría Josep Guardiola.







Vamos a lo sencillamente objetivo, los datos. De los 695 pases intentados por todo el equipo de Mourinho, los jugadores consiguieron acertar 637. Un 96'% de efectividad en el pase. Pases que cubrieron todas y cada una de las zona del campo destinadas a sacar el balón, organizar el juego, abrirlo a las bandas o intentar pases profundos, como se puede ver en esta imagen.



¿Pero qué es el juego del Chelsea? El juego del Chelsea es Cesc Fàbregas y es Nemanja Matic. Entre los dos intentaron 246 pases, el 35% de todos los pases del Chelsea. Entre solamente dos jugadores. Pero ese no es el único detalle destacable. De esos 246 pases intentados, completaron 230m el 36'1% de los pases totales del equipo. Pero para que quede aún más sorprendente, los analizaremos uno a uno. Comenzamos por el español.







Cesc Fàbregas completó 133 pases de los 144 intentados personalmente. Un 92'3% de acierto. En 90' minutos más añadido, tan sólo falló once pases. Pero hay que ver la dirección de los pases. Distribuyó juego hacia todos los lados, absolutamente todos.



En el caso del serbio, el porcentaje de acierto en el pase es mayor. De los 102 pases intentados, completó 97 para un 95% de efectividad. Al igual que en el caso de Fàbregas, pases de muchos tipos y en muchas direcciones. Quizás, siendo un poco puntillosos, el serbio partía de una zona un poco más atrasada que la del catalán.



Pero aquí no acaba este análisis. Lo que más desapercibido puede pasarse es que, si nos fijamos y superponemos mentalmente las líneas de pase de Matic y de Cesc, son básicamente las líneas de pase de todo el Chelsea. Es decir, no sólo dan pases en función de la jugada que ellos tengan en su cabeza, sino que sus compañeros son capaces de entender el juego que ambos centrocampistas pretenden hacer sobre la alfombra verde. A pesar de que entre los dos "tan sólo" sumaban el 35% de los pases realizados, podemos sumar lo anteriormente dicho y afirmar rotundamente que Nemanja Matic y Cesc Fàbregas son más de la mitad del Chelsea.