La selección española de #Baloncesto continua su aventura en el presente mundial de baloncesto 2014 que se está disputando en nuestro país. Esta vez fue el equipo de Egipto el que sufrió la tortura de la gran favorita a la victoria final junto con, obviamente, Estados Unidos. España dominó, aunque bastante menos de lo que se esperaba, un encuentro ante un rival que no dio la talla y que se mostró inferior con respecto al primer rival de los nuestros, Irán, selección que tampoco pudo frenar a los Calde, Navarro, Pau y compañía.

Éste segundo partido de la fase de grupos se caracterizó principalmente por un una selección española muy dominadora en el poste bajo, moviendo rápido el balón y convirtiendo el partido en un festival para el público que provocó momentos de desconcentración en los de Orenga que Egipto aprovechaba para maquillar su más que pobre actuación.

Anuncios
Anuncios

Los hermanos Gasol, por su parte, se mostraron una vez más imparables en el poste bajo ante un rival que, ya sea con una defensa agresiva o posicionándose en zona, no veía la manera de frenar a uno de los mejores ataques del Mundial. La gran estrella del partido fue, sin ninguna duda, Serge Ibaka. El jugador de los Thunder de Westbrook y Durant se mostró dominador de la pintura, tanto en defensa como en ataque, durante todo el encuentro cerrando su actuación con un total de 18 puntos, 8 rebotes y 1 tapón.

Sin embargo, no fue todo un camino de rosas para la ÑBA. Los nuestro han demostrado durante el inicio del campeonato tener una seria asignatura pendiente, el tiro exterior. Con 7 de 25 aciertos desde la línea de tres puntos, los de Orenga tienen mucho que mejorar en éste aspecto si quieren plantar cara a selecciones como la americana, que no te permiten rendimientos tan bajos en ninguna faceta del juego.

Anuncios

Además, otro de los puntos a mejorar en éste partido ha sido la defensa. Parece demasiado 54 puntos viendo el nivel del rival, aunque el resultado y el festivo ambiente que se vivió en el Palacio Municipal de los Deportes de Granada ayudaron a la relajación de los nuestros.