El GP de Singapur de F1 comenzó un poco accidentado para el equipo que lidera el campeonato de constructores, y es que el que era hasta ahora líder del Mundial, ya tuvo problemas para llegar a la parrilla y tras mucho trabajo en el coche, se quedó plantado y tuvo que salir desde el pit lane, cosa que complicó mucho la carrera para el líder del Mundial. Salió último, pero los problemas siguieron hasta que tuvo que abandonar.

La salida fue bastante limpia, sin accidentes, Hamilton se mantuvo en la primera posición y Fernando Alonso, tras escalar a la segunda posición, se pasó de frenada en la primera curva y luego tuvo que ceder una posición en favor de Sebastian Vettel.

Anuncios
Anuncios

Luego, la carrera siguió su curso, pero en las paradas estaba la clave del éxito, ya que en un circuito donde es difícil adelantar y además, adelantar una parada y salir sin tráfico te daba unos 2 o 3 segundos de ventaja sobre el piloto de delante.

En las primeras posiciones no hubo movimiento en la primera parada, pero si en la segunda, donde Fernando adelanto la parada respecto a Sebastian Vettel y puso neumáticos blandos, intentando la estrategia a 3 paradas, que con el ritmo que tenía, era bastante factible y le hubiera podido salir muy bien. Como se demostró después, pero un toque entre Sutil y Sergio Perez terminó con el alerón delantero del mejicano por debajo de su coche, donde al final reventó y tuvo que salir el Safety Car, cosa que cambió totalmente el devenir de la carrera.

Anuncios

Por la salida del Safety Car, los más perjudicados fueron Fernando y Lewis, que se arriesgaron a hacer las 3 paradas y Fernando, al parar para poner los neumáticos duros, tuvo que perder las posiciones con los dos Red Bull y Hamilton, que decidió no entrar, tuvo que rodar muy rápido con las ruedas blandas, para sacar el suficiente tiempo necesario para terminar primero, y Alonso, se tuvo que conformar con la cuarta plaza ya que no pudo volver el adelantamiento a los Red Bull.

En fin, un fin de semana bueno para Ferrari y para Fernando Alonso, que estuvo en todo momento en la lucha por el podio, pero con mal sabor de boca, porque si no hubiera salido el Safety Car, hubiera subido al segundo escalón del podio, pero así son las carreras, algunas veces, un error mínimo, un Safety Car o cualquier condicionante, puede cambiar el desenlace de cualquier carrera.

Al final, los cinco primeros fueron Hamilton, Vettel, Ricciardo, Alonso y Massa.