La selección española de #Baloncesto cerró ayer la fase de grupos con otra victoria ante la selección de Serbia por un marcador de 73-89. España pasa a octavos con 5 de 5 en victorias en este mundial, al igual que EEUU y Grecia, los únicos que lo han conseguido. La próxima parada será mañana en Madrid, donde disputará la fase final nuestra selección, y se enfrentará al combinado africano de Senegal, que ya disputó un encuentro ante España, favorable a nuestra selección. En semifinales se jugará el pase a la final ante el ganador de la eliminatoria entre Francia y Croacia.

El partido de ayer fue un reflejo de los partidos ante Brasil y Francia.

Anuncios
Anuncios

Nuestra selección se volvía a enfrentar a un equipo de nombre, el equipo dirigido por Djordjevic, y con jugadores en la plantilla como Milos Teodosic y Bogdan Bogdanovic. El nombre de moda en España estos dos últimos partidos es el del jugador de los Minnesota Timberwolves, Ricky Rubio con 12 puntos, 6 asistencias, 3 rebotes y 7 robos.

España empezó a imponer las diferencias pero Serbia, de la mano de Teodosic, consiguió igualar el encuentro en el primer cuarto. En el segundo período ya fue cuando el combinado nacional empezó a hacer daño de la mano de Juan Carlos Navarro y de #Pau Gasol. Las distancias iban aumentando hasta los 20 puntos sin que los serbios pudieran hacer nada.

Tras la vuelta de los vestuarios, nuestra selección se relajó y Serbia recortó distancias hasta ponerse a 9 puntos de diferencia.

Anuncios

De la mano de Bogdanovic y Teodosic, las dos estrellas serbias, y con la ayuda de Raduljica bajo los aros consiguieron meterse en el partido, aunque fuera por poco tiempo.

Con el partido más o menos igualado, empezaron los piques y trifulcas, que acabó con el técnico de Serbia en los vestuarios antes de tiempo. España quería cerrar el partido cuanto antes y centrarse en los octavos ante Senegal. Fue entonces cuando aparecieron Rubio y Marc Gasol para cerrar el partido. El hermano mediano de la saga Gasol se convirtió en el dueño de la pintura y acabó con un partido que fue un simple entrenamiento.