La Premier League comenzó para el Liverpool con un calendario no muy favorable.Recibió la Southampton en casa y no se lo puso nada fácil. Finalmente consiguieron vencer por un ajustado 2-1. En la segunda semana visitó, nada más y nada menos, que el Etihad Stadium. A pesar de juga un magnífico primer tiempo, se fueron perdiendo al descanso 1-0. Todo apuntaba a que serían capaces de empatar, pero el encuentro se lo llevó finalmente el Manchester City por 3-1. Muy malas sensaciones dejaba el Liverpool en este inicio de campaña.

Por su parte, el Tottenham dejaba ver todo lo contrario. Comenzó el año ganando a domicilio con un jugador menos al West Ham United.

Anuncios
Anuncios

En la segunda jornada, un abultado marcador (4-0) ante el QPR dejaba muy buenas caras en White Hart Lane. Seis puntos en dos jornadas para los de Pochettino.

Con todo ésto se preveía un partido en el que el Tottenham iba a ser favorito y dominador. Erikson está a un nivel muy bueno, Lamela vuelve a ser Lamela, Adebayor está muy activo... Pero no más lejos de la realidad, El Tottenham iba a pasarlo muy mal ante un muy buen Liverpool con el debut de Mario Balotelli en las filas de los 'reds'.

El partido comenzaba con una doble oportunidad de Balotelli. La primera, un remate de cabeza que no encontraría el fondo de la red. Intentó llegar a su propio rechace, pero el defensa consiguió despejar a córner. Comenzaba dominando el Liverpool y poco iba a tardar en manifestarse esa superioridad en el marcador.

Anuncios

En el minuto 8', Henderson robaba un balón en el centro del campo, se lo entregaba a un compañero y aún le daría tiempo a Henderson para adelantarse unos metros, vovler a recibir el cuero y entregárselo a Sterling para que lo cruzara sin que Lloris pudiese hacer nada. Ya dominaba el Liverpool en el electrónico y con un juego convincente.

Antes de llegar al descanso, el Tottenham iba a tener una ocasión clarísima en los pies del jugador belga Chadli, pero su compatriota Mignolet iba a conseguir despejar a córner el balón.

Cuatro minutos después de salir del descanso, el árbitro señalaría un penalty a favor del Liverpool que su capitán Steven Gerrard se encargaría de transformar en gol. En el minuto 60', el nuevo fichaje del Liverpool procedente del Sevilla, Alberto Moreno, iba a poner el definitivo 0-3 en el marcador tras recorrerse medio campo sin que ningún jugador del Tottenham intentara detenerle.

Así pues, el Liverpool recupera muy buenas sensaciones antes del parón por selecciones y el Tottenham vuelve a ver los fantasmas del pasado.

#Fútbol