Quién le iba a decir al entrenador del #Real Madrid a mediados del mes pasado que el mediocampo iba a generarle tantos dolores de cabeza esta temporada. Por entonces, cuando el equipo disputó la final de la Supercopa de Europa, el cuerpo técnico blanco contaba con muchos más jugadores que puestos de centro del campo hay en el once titular. Modric, Alonso, Di María, Illarramendi, Khedira, así como las dos nuevas incorporaciones, Kroos y James Rodríguez, convertían el mediocampo madridista en una de las líneas mejor cubiertas del equipo en todos los tiempos. De hecho, la prensa deportiva dedicó páginas y páginas a debatir quiénes de estos cracks deberían formar parte del equipo titular, y quiénes tendrían que ver los partidos desde el banquillo.

Anuncios
Anuncios

Pero, tan solo dos semanas después, Ancelotti ha tenido que ver marcharse del club a dos de sus jugadores favoritos de la pasada campaña. El primero de ellos fue Ángel Di María, que terminó uniéndose a las filas del Manchester United tras un verano entero de rumores. La prensa le llevó primero al Mónaco y después al Paris Saint Germain, pero finalmente fue Van Gaal quien lo reclamó para su nuevo United. La sorpresa del verano la protagonizó Xabi Alonso, uno de los jugadores más queridos por la afición merengue. Nada hacía presagiar que el tolosarra querría abandonar las filas blancas, pero la pasada semana anunció que había fichado por el Bayern de Guardiola. Sus razones fueron claras: necesitaba nuevos retos, nuevas ilusiones tras haber conseguido la ansiada Décima la pasada campaña.

Anuncios

Tras estas dos ventas, Carletto se está viendo obligado a construir un nuevo centro del campo. Si bien es cierto que Kroos se ha adaptado muy bien al ritmo del equipo, James está generando más dudas en el cuerpo técnico. En el último partido contra la Real Sociedad, la línea de medios no presionó como lo hacían sus antecesores el año pasado. La defensa les reclamaba más apoyo, que no se descolgaran tanto. En definitiva, les reclamaba un trabajo más completo, tanto en posiciones de ataque como a la hora de replegarse y ayudar a los zagueros.

Para colmo, Sami Khedira se ha lesionado recientemente y estará de seis a ocho semanas de baja, por lo que Ancelotti a día de hoy cuenta con Modric, Kroos, James y el cuestionado Illarramendi. Habrá que ver qué decisiones toma el italiano y cómo afectan éstas al rendimiento del club durante estas primeras jornadas.

#Fútbol