Cualquier aficionado medio al #Fútbol comete, o cometemos, el error de mirar partidos de fútbol. Miramos, pero no vemos. Miramos un pase al hueco, una falta de tarjeta o un tremendo gol. Pero no vemos más allá. Miramos las ocasiones pero no vemos por qué están generadas. Hay webs que nos permiten ver más allá.

Hoy os vengo a hablar del centro del campo del Atlético de Madrid. Pero primero, ¿qué entendemos por
un centro del campo? Si nos parásemos a pensar un poco, muchos nos daríamos cuenta de que no es la simple transición entre defensa y ataque. Me explico a partir de aquí y ayudado por gráficos. El pasado sábado, el Atlético de Madrid se enfrentó al Sevilla CF y salió al campo con 4 centrocampistas y Arda Turan, que jugó más pegado a Mandzukic. Dichos centrocampistas eran Tiago, Gabi, Koke y Saúl Ñíguez.


A priori, uno podría pensar que estos cuatro tipos se encargarían de abarcar toda la zona del centro del campo. Pero no más lejos de la realidad podemos ver como todos y cada uno de ellos tenían roles muy específicos.

Gabi, por ejemplo, era uno de los dos encargados de jugar el balón hacia la derecha, la banda de Juanfran Torres.

Anuncios
Anuncios

Por todos es conocido el tremendo golpeo de balón que posee Gabriel Fernández. Por todos, Diego Pablo Simeone incluído. Así que el míster argentino le mandó que fuese el encargado de dirigir los pases hacia la banda derecha del ataque rojiblanco y, en caso de ser necesario, los balones en profundidad.

Si concebimos el centro del campo rojiblanco como dos dobles pivotes formado, el defensivo por Tiago y Gabi, y el ofensivo por Koke y Saúl, ahora procedería hablar del portugués Tiago. Es, de los cuatro centrocampistas, el que seguramente posee un rol más defensivo y de salida de balón.
Posiblemente, Gabi sea el encargado de organizar y Koke y Saúl tengan la obligación de crear jugadas peligrosas a partir de pases claves. Para entender el rol de Tiago sólo tenemos que ver la imagen gráfica de sus pases. En ella se puede ver como utiliza pases, mayoritariamente, cortos, de los cuales falló tan sólo cinco contra el Sevilla. Cuando intenta asumir riesgos y enviar balones largos, su porcentaje de efectividad disminuye al 50% (4/8).

Si nos vamos a la parte ofensiva del centro del campo, Saúl es el que menos pases aportó. Solamente cedió dieciocho balones a sus compañeros de los que falló el 33%. La mayoría de sus pases se dirigieron a la banda izquierda, la contraria a la que Tiago y Gabi dirigen sus pases. 

Como hombre más destacado en la parte ofensiva del centro del campo colchonero tenemos a Koke. Si nos fijamos, podemos ver que su aportación se centra, casi completamente, en la banda izquierda. Intentando varios pases claves y alguna asociación corta en la frontal del área.


Vista esta situación y explicada anteriormente su colocación, ¿se podría decir que tenemos una  visión equivocada del centro del campo atlético? Para mí, sin duda que sí. Ya que la dirección que  elige cada uno de los centrocampistas para entregar lo balones concuerda, bastante más, con una  disposición en el centro del campo con un 1-2-1 compuesta por Tiago como mediocentro defensivo, Gabi como centrocampista derecho y Koke como su homólogo izquierdo. Saúl nos quedaría como enganche por detrás de Mandzukic y, posiblemente, acompañando a Arda Turan en su labor de mediapuntas.

La combinación de todos los centrocampistas atléticos nos deja ver como tenían bien cubierta, en lo que a pases se refiere, sus posiciones. #Liga