El Atlético de Madrid llegaba al partido ante el RC Celta de Vigo con la mentalidad de resarcirse de la derrota sufrida en Grecia ante el Olympiacos en la #Liga de Campeones. Se podía pensar que el Atlético podía tener una victoria fácil al jugar en casa, pero nada de eso, ya que un combativo Celta de Vigo supo jugarle al actual campeón de Liga y conseguir un punto en un campo de los más complicados. Gran parte de la culpa de haber conseguido el punto fue del guardameta celeste, Sergio Álvarez que con varias paradas decisivas consiguió que el partido no empeorara para su equipo cuando éste estaba por detrás en el marcador.

El partido empezó cuesta arriba para el equipo rojiblanco ya que el primer equipo en adelantarse en el marcador fueron los gallegos.

Anuncios
Anuncios

Un centro sin sentido desde el centro del campo que parecía que se iba largo se acabó convirtiendo en una asistencia, ya que Pablo Hernández se inventó una obra de arte cuando sacó su espuela y remató el balón dejando vendidos a Miguel Ángel Moyá y Miranda.

Pero ahí estaba el Atlético de Madrid que todos conocemos. Los "colchoneros" fueron capaces de darle la vuelta al marcador antes del final de la primera parte, y fue como mejor se les da. La jugada ensayada que tantos puntos y partidos les ha dado volvió a relucir en el encuentro de ayer. Primero Miranda, tras una falta lateral y, posteriormente, Godín, tras un saque de esquina, pusieron por delante al Atlético.

Con el 2-1, las ocasiones rojiblancas no paraban de llegar pero todas eran repelidas por un guardameta en estado de gracia.

Anuncios

El portero del equipo gallego se convirtió en el mejor jugador de su equipo en el partido de ayer sacando todas las ocasiones con peligro que llegaban a su portería. Pero lo que iba a llegar en el minuto 53 iba a ser el empate. El lateral izquierdo Planas, puso en evidencia a Miranda que derribó al defensa gallego dentro del área. El penalti lo iba a transformar Nolito para poner el que iba a ser el resultado final de 2-2. El Atlético siguió intentándolo pero se chocaba una y otra vez ante el muro llamado Sergio Álvarez. #Fútbol