En la jornada de ayer se disputó la final correspondiente al Mundial de #Baloncesto de España 2014 que enfrentaba a las selecciones de Estados Unidos, la mayor favorita desde el inicio del campeonato, y a la Serbia, la gran sorpresa de la competición. Los norteamericanos no dieron opción alguna a la selección balcánica, que empezó fuerte el encuentro pero hasta que aparecieron las estrellas de esta increíble selección. Serbia, de esta manera, consigue la medalla de plata que sabe a oro tras la mala fase de grupos y lo bien que ha sabido reponerse durante la fase final.

Serbia empezó fuerte el encuentro de la mano de Milos Teodosic y de Bjelica, además del poder de Raduljica bajo los aros que consiguió sacarle una faltas importantes a Anthony Davis y Keneth Faried.

Anuncios
Anuncios

Aunque el partido de ayer no iba a ser del juego interior americano sino de los exteriores. Kyrie Irving hizo un partido espectacular con un 6 de 6 en lanzamientos de tres puntos y 26 puntos El jugador de los Cleveland Cavaliers consiguió recuperar la ventaja conseguida por los serbios y romper el partido en el primer cuarto con un marcador de 35-21.

A partir de aquí el partido ya estaba decidido y solo quedaba divertirse. Los norteamericanos dieron una lección de como se juega a este deporte y se convirtió en un auténtico espectáculo que hacía levantarse al respetable presente en el palacio de los deportes de Madrid. Junto a Irving apareció el jugador de los Houston Rockets, James Harden que también quería demostrar sus habilidades y luchar con su compañero de equipo a ver quien se llevaría el MVP, aunque finalmente se decantaría del lado del base de los cavs.

Anuncios

Con el partido sentenciado, la única emoción estaba en ver si los americanos conseguían batir el récord histórica en anotación de una final mundialista que consiguieron los propios estadounidenses en el mundial de Canadá en 1994. El récord estaba en 137 puntos pero los actuales norteamericanos no consiguieron llegar a esa cifra ya que se quedaron en 129, que tampoco esta nada mal.