No hubo cuarto oro consecutivo para Tony Martin este año. Logró evitarlo un Bradley Wiggins en su mejor versión, aquella que no veíamos desde hace dos años, cuando logró un tour y el oro olímpico. Hasta este año Tony Martin llevaba tres títulos en tres años en el mundial de contrarreloj (Copenhague, Valkenburg y Florencia), mientras en dos de las ocasiones Bradley Wiggins había quedado relegado a un segundo puesto. De hecho no habíamos tenido demasiadas noticias de Bradley Wiggins hasta hace muy poco. En 2013 solo logró una vuelta a Gran Bretaña y una etapa en la Vuelta a Polonia y en los que llevamos de año solo había conseguido un Campeonato del Reino Unido de Contrarreloj, el Tour de California y algunas etapas, una de las cuales fue en la Vuelta a Gran Bretaña.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo ha llegado a Ponferrada y ha logrado arrebatarle el título al gran dominador de la prueba, el alemán Tony Martin.

El ciclista del Sky, a lomos de una bicicleta adornada con los colores británicos marcó en meta un tiempo de 56.25 minutos, a una media de 50,1 km/h, en un recorrido exigente con dos subidas al final, que es donde marcó las diferencias definitivas. Martin poco pudo hacer para evitar el primer título mundial de Wiggins, en una especialidad que llevaba dominando el de Cottbus desde 2011. El alemán se puso en cabeza en el kilómetro doce, por solo dos segundos, pero a partir de ahí fue cediendo poco a poco ante el empuje de Wigggins.

Esos dos segundos quedaron reducidos a nada poco después y ya para el kilómetro veintitrés ya iba en desventaja, para el treinta y cinco ya se había dejado nueve segundos y aún quedaba el terreno más favorable para Bradley Wiggins, las subidas.

Anuncios

El británico sacó en este terreno diecisiete segundos a Martin, alzándose con una victoria incontestable contra uno de los mejores ciclistas en esta prueba.

El tercero quedó mucho más atrás, aunque en un puesto muy meritorio para tener únicamente veinticuatro años. Sencillamente esta era un duelo en el que no se admitían invitados sorpresa y donde el dominio de Martin solo puede ser contestado por un Wiggins que es capaz de todo si encuentra el ritmo y un terreno lo suficientemente favorable como para explotar las capacidades que le convirtieron en un monstruo en el #Ciclismo en pista.