Y al tercer día de la competición apareció la polémica. Ayer por la tarde durante la disputa de la tercera jornada de tarde del campeonato de Europa de Atletismo, se produjo la gran polémica en lo que llevamos de campeonato. Todo sucedió durante la disputa de la prueba de los 3000 metros obstáculos en la categoría masculina, con el francés doble campeón de Europa como principal protagonista.

En una prueba muy táctica y en el que la estrategia formaba parte de la misma, el francés Mekhissi-Benabbad, actual doble campeón de la distancia, cometió el error de presumir y hacerse el chulo tras entrar en la línea de meta sin camiseta y tratando de mostrar una chulería que debió de guardarse para el final.

Anuncios
Anuncios

Lo que realizó fui despojarse de la camiseta a unos 100 metros de la llegada y pavonearse hasta la llegada de meta.

Lo que causó un revuelo e hizo acto de presencia de la normativa al respecto, porque se empezó a hablar de la posibilidad de eliminar al corredor por esa actitud antideportiva y de falta de respeto, y por tanto se elevó por parte de la delegación Española, principal interesada en conseguir la descalificación del corredor porque así se conseguía una medalla, una queja al estamento deportivo, consiguiendo que prosperara.

El corredor francés al final fue descalificado y España consiguió la medalla de bronce. Pero el caso de Mekhissi-Benabbad, no es la primera vez que trata de hacer su propio show intentando imitar a los grandes corredores que hacen de la pista su escenario.

Anuncios

En otros campeonatos ha agredido tras ganar medalla a las mascotas de la competición, entre ellas a una niña disfrazada que hacía de mascota, con tan solo 14 años, fue agredida por el corredor, así como en otros campeonatos ha hecho de las suyas.

El atletismo es un deporte que no se puede permitir el lujo de esas mamarrachadas típicas del fútbol, por lo que estoy completamente de acuerdo con la sanción y retirada de la medalla, porque es una falta de respeto al resto de sus compañeros, que cuando le ganan no se mofan de él.