La próxima campaña se presenta como una de las más desigualadas de los últimos años. Los fichajes de Kroos, James o Luis Suárez así lo avalan. Las más desigualadas, al menos, en lo económico. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en la pasada temporada. Un equipo como el Atlético de Madrid se presentaba como candidato a ocupar una de las dos plazas de Champions League si contamos que FC Barcelona y Real Madrid tienen sus dos plazas aseguradas.

La campaña comenzó algo igualada entre Atlético, Barcelona y Real Madrid. Muy pocos puntos se dejaban estos tres equipos durante el trascurso de los partidos. El Atlético consiguió dar el primer paso de camino a conseguir el título liguero que, posteriormente, conseguiría.

Anuncios
Anuncios

Y el Bernabéu fue testigo de ello. El partido enfrentaba al Real Madrid y al Atlético de Madrid. El resultado, como ya se sabe, fue 0-1 favorable a los rojiblancos. Los equipos seguían ganando, el Atleti con su juego bronco, defensivo y que aprovechaba el espectacular estado de forma de su delantero estrella, Diego Costa. El Madrid poco a poco se postulaba como un serio candidato al triplete de la temporada. Al final de la temporada, el conjunto blanco se llevaría dos de los tres torneos. El FC Barcelona fue el que primero se descolgó de la pelea por la #Liga, pero llegó a la final de la Copa del Rey y a los cuartos de final de la Champions League, donde fue eliminado por el Atlético de Madrid. Cualquiera de los tres equipos hizo una temporada espectacular, pero el que peores sensaciones dio fue, a priori, el Barcelona.

Anuncios

Quizás porque estábamos tan acostumbrados a verles ganar jugando a un #Fútbol muy agradable a la vista o quizás porque sólo estábamos cansados de verles ganar una y otra vez.

De cualquiera de las maneras, esta nueva campaña se presenta como, al principio, parecía presentarse la del anterior curso. Dos colosos peleando entre ellos, el Atleti intentando molestar y con su plaza en Champions League casi asegurada. Sevilla, Athletic Bilbao, Real Sociedad, Valencia y Villareal se pelearán por conseguir la última plaza para la máxima competición de clubs y otros tendrán que resignarse y conformarse sólo con un puesto en la Europe League. Los equipos recién ascendidos podrán dar alguna que otra sorpresa, pero nada escandaloso. Nos quedan menos de dos semanas para salir de dudas.