El Chelsea visitaba Goodison Park sabiendo de la derrota del Manchester City, su máximo rival por el título liguero, ante el Stoke City por 0-1 en el Etihad Stadium. Es decir, el Chelsea iba a casa del Everton con la obligación de ganar para intentar abrir un espacio en la tabla clasificatoria con los de Pelegrini. El partido empezaba de manera increíble, con un ritmo precioso. 36 segundos iba a tardar Diego Costa en adelantar a los 'blues' en Goodison Park.

En este inicio de temporada, cuando suene 'gol de Diego Costa' lo más normal es escucharlo seguido de un 'asistencia de Cesc Fàbregas'. Y no iba a ser ésta una ocasión especial.

Anuncios
Anuncios

El '4' de los 'blues' asistía a Diego Costa en el que iba a ser su tercer gol de la temporada. Dos minutos después, Ivanovic iba a poner el segundo gol en el electrónico.Justo antes del descanso, Kevin Mirallas recortaría distancias en favor del Everton. Asistencia, como no, de Seamous Coleman.

Así se llegaría al descanso. Prometía una gran segunda mitad en Goodison Park. Roberto Martínez apretaría a los suyos en el vestuario y Mourinho no se arrugaría, les pediría que fueran a cerrar el encuentro. Y no iba a ser para menos. Doce minutos después de salir del túnel de vestuario, los de José Mourinho salían con todo. Tras un auténtico jugadón de Eden Hazard, éste llegaba a línea de fondo e intentaba poner el balón atrás. Pero la mala fortuna estaba de parte de Seamous Coleman y Tim Howard.

Anuncios

Tras golpear el balón en el talón de Coleman, se introduciría en el fondo de la red sin que el guardameta consiguiera hacer nada.

Comenzaba la locura. Dos minutos después, Steven Naismith marcaba un auténtico golazo tras una jugada espectacular del Everton en la que McGeady terminaría por darle la asistencia a Naismith. Cinco minutos después, Nemanja Matic marcaba otro golazo tras una asistencia de Ramires. A los dos minutos, una falta a favor del Everton iba a poner el 3-4 en el marcador. Leyton Baines colgaba un balón que Eto'o remataría y ante el que Cuortois poco podía hacer. En el siguiente minuto, Ramires hacía una pared con Matic en la frontal del área para estirar la pierna finalmente y anotar el quinto en la cuenta del Chelsea. En el minuto 90' Diego Costa ponía el definitivo 3-6 tras zafarse del defensa con una bicicleta. Un partido 'made in Premier', de los que nunca decepcionan.  #Fútbol