La Comisión de Apelación de la FIFA ha rechazado este miércoles los recursos interpuestos por el #FC Barcelona y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por la supuesta violación por parte del club de varias disposiciones relativas a la contratación de jugadores menores de edad. Este es un hecho muy grave y por ello se espera que la sentencia sirva para que estas actitudes no se repitan, ya que para un equipo permanecer un año entero sin poder realizar incorporaciones puede ser un grave problema. Sin embargo al F.C. Barcelona le ha impuesto este castigo con cierta suavidad e intentando que no duela mucho.

En primer lugar deberá estar un año sin fichar, pero antes de eso le han avisado para que pueda hacer acopio de jugadores para el largo invierno sin poder renovar la plantilla.

Anuncios
Anuncios

Es como lo de Bárcenas. Vamos a congelarte las cuentas, pero lo vamos a hacer la semana que viene, hasta entonces eres libre de coger todo tu dinero y lárgate.

¿De qué sirve castigar a alguien sin fichar si antes le dejas renovar la plantilla para que no le afecte la sanción? Vale, si mañana sale el próximo Balón de oro de las favelas de Brasil, se enfada con su equipo y dice que se larga al Madrid o al Barcelona gratis te han hecho la Pascua, pero aparte de eso me parece que no poder fichar no va a afectar mucho a un Barcelona que ya ha renovado la plantilla con vistas a que esto pudiera pasar.

De nuevo un trato muy diferente en función de quién seas. El Murcia al pelotón de fusilamiento por deber a Hacienda mientras a otros les rescata el gobierno de la comunidad autónoma porque no han sabido gestionarse y las deudas ya las pagamos entre todos a escote.

Anuncios

En serio, deberíamos empezar a plantearnos si realmente esto es un deporte o hace mucho que dejó de serlo. Las normas están para cumplirlas y los castigos deberían servir para que la gente no hiciera barbaridades como las que hemos visto.

Eso sí, según el presidente del F.C. Barcelona la sentencia atenta contra el espíritu de La Masía. No voy a discutir sobre si la sentencia es justa o no, pero desde luego en su ejecución se pueden dar los directivos del Barcelona con un canto en los dientes. Sentencia en diferido y en forma de simulación de la misma.