El Real Madrid y el Atlético de Madrid disputaron ayer el partido de ida de la Supercopa de España en el Estadio Santiago Bernabeu, en el que con el empate a uno no se ha decidido absolutamente nada. Ambos equipos se lo jugarán todo en el campo colchonero, el Vicente Calderón, donde se entregará el primer título nacional de la temporada al ganador.

El partido comenzó con un emocionante homenaje a Don Alfredo Di Stéfano, leyenda y presidente de honor del Real Madrid, fallecido recientemente. Después de ello, comenzó una primera mitad de encuentro en el que pudimos ver a un Real Madrid muy débil tácticamente, sin encontrar espacios en ataque frente a un Atlético de Madrid que conservó los planteamientos que le caracterizaron la temporada pasada, siendo un equipo rocoso muy bien situado en defensa y jugando al contraataque.

Anuncios
Anuncios

El Real Madrid, exceptuando alguna jugada aislada, no consiguió crear peligro en la portería de Moyá durante los primeros 45 minutos en los que el juego favoreció más a los intereses de los del Cholo que a los del Madrid.

Sin embargo, tras el descanso vimos un #Fútbol mucho más diferente del que jugaron ambos equipos durante la primera mitad. El planteamiento de equipo físico, rocoso y defensivo del Atlético pudimos seguir viéndolo en la segunda parte, sin embargo, los de Ancelotti, especialmente tras la entrada de James y Di María, consiguieron crear buenas combinaciones jugando un fútbol más rápido y peligroso, jugando con mucho peligro por bandas y sin estancarse tanto en el centro del campo como lo pasó en la primera mitad. Además, el gran valor de algún gol fuera de casa hizo al Atlético lanzarse algo más al ataque, lo que creó algunos espacios que aprovechó el Real Madrid, que se adelantó en el marcador en el minuto 81 gracias al gol de James. 

A pesar de la mala situación que estaba viviendo el Atleti, 6 minutos después consiguió meter el gol del empate tras un despiste defensivo de la defensa madridista en un gol de Raúl García a balón parado.

Anuncios

Con éste resultado, el Madrid está obligado a meter en la vuelta en el Calderón y seguro que vivimos un emocionante encuentro que decidirá quién es el supercampeón del fútbol español.