Tras lo ocurrido durante el pasado partido de vuelta de la final de la Supercopa de España quen enfrentó al Atlético de Madrid y al Real Madrid Club de Fútbol, el entrenador del club colchonero ha sido sancionado por el Comité de Competición con un total de ocho partidos de suspensión total que provienen de cuatro sanciones impuestas al técnico del Atlético por lo ocurrido durante el partido, durante el cual, tras protestar varias jugadas enérgicamente le dio varias collejas en la cabeza al cuarto arbitro, por lo que fue expulsado del encuentro, tras lo cual el "Cholo" Simeone permaneció durante el resto del partido en la grada, algo prohibido según el reglamento que obviamente está obligado a respetar.

Anuncios
Anuncios

Tras estos acontecimientos, el Juez Único de Competición ha decidido varias horas después comunicar la sanción definitiva que se le impondrá al entrenador. Por una parte, y como es habitual, el técnico colchonero deberá cumplir 2 partidos de suspensión por el mero hecho de haber sido expulsado del encuentro por protestar de manera indebida según el criterio arbitral. Por otra parte, y aquí viene la sanción más fuerte, Simeone ha sido sancionado con un total de 4 partidos de suspensión por los golpes en la cabeza al cuarto árbitro, una acción que para muchos es no solo una acción algo violenta, sino que es especialmente una falta de respeto a la autoridad que representan los integrantes del equipo arbitral.

Además, el técnico también ha sido suspendido por su actitud tras la expulsión.

Anuncios

Con un partido, por una parte, por aplaudir la decisión del arbitro en señal de disconformidad y con otro partido, por otro lado, por permanecer en la grada durante el resto del partido dirigiendo a los suyo, algo prohibido por el reglamento actual.

Esta sanción, polémica para muchos, deberá ser cumplida repartiéndola con cuatro partidos en Liga y cuatro en Supercopa, algo que algunos ven como una sanción que se queda corta y otros algo excesivadespués de que Cristiano Ronaldo no sea sancionado tras sus puñetazos a Godín.