La temporada futbolística apenas acaba de comenzar. Sin embargo, para el entrenador del Atlético de Madrid, la vida sigue igual. En declaraciones que recientemente ha ofrecido en rueda de prensa, Diego Pablo Simeone ha asegurado que su equipo se encuentra por debajo del FC Barcelona y del #Real Madrid, y que por eso, sus rivales a batir en el próximo campeonato de Liga son el Sevilla, el Valencia y el Athletic de Bilbao. ¿Humildad o falsa modestia? ¿Son estas declaraciones de Simeone parte de una estrategia para que los rivales del Atlético, concretamente el Real Madrid, se relajen y les subestimen?

La realidad es que, la temporada pasada, las palabras del Cholo fueron muy similares a las de estos días.

Anuncios
Anuncios

Sus comparecencias se caracterizaban por infravalorar las altísimas opciones que tuvieron durante todo el campeonato de llevarse la copa de la Liga al Calderón. Incluso en las últimas jornadas, cuando casi todo estaba a su favor, Simeone seguía llevando por bandera el que ya se ha convertido en lema de los rojiblancos: "partido a partido, final a final". Sea como fuere, los fichajes veraniegos del equipo del Manzanares invitan a pensar que el equipo va a seguir siendo muy competitivo. Su estilo de juego continúa siendo el mismo, basado principalmente en la consistencia defensiva y en bloquear las opciones de juego en ataque del rival. Si, con este método, el Atlético es vigente campeón de Liga y subcampeón de Champions, ¿está fingiendo Simeone una debilidad que no sufre su equipo?

Al margen de declaraciones, el Atlético se enfrenta mañana a su gran rival, el Real Madrid.

Anuncios

El partido de vuelta de la Supercopa de España se presume intenso. El Calderón apoyará a sus jugadores como suele hacerlo, pero los merengues han demostrado que no se amilanan ante la presión de estadios adversos. El empate a un gol del partido de ida otorga una ligera ventaja a los colchoneros, que, probablemente, intenten mantener la renta ventajosa a toda costa. El objetivo del Real Madrid será batir al cancerbero Moyá lo antes posible, para obligar al Atlético a plantear el partido más al ataque. Así, el Madrid podrá aprovechar así los fallos defensivos de su rival en sus ya característicos contragolpes que tantas alegrías trajeron la temporada pasada al club de Chamartín.

#Fútbol