La economía cubana no es una economía de mercado; aun así y por necesidad se ha tenido que adaptar a los indicadores del comercio internacional, donde la mayoría la componen los países capitalistas. No obstante, cualquier reto es posible luego de la recuperación de la baja del PBI de al menos 35% entre los años 1989 y 1993, debido a la pérdida de los subsidios soviéticos.

Entre las prioridades definidas para el 2014, la disminución de importaciones, el incremento de la productividad laboral, la apertura del sector no estatal y el perfeccionamiento del plan de inversiones continúan siendo las más polémicas en la sociedad.

Anuncios
Anuncios

Las causas no son secretas; sin embargo no están creadas las condiciones para el "cambio de mentalidad" tan proclamado nacionalmente.

Raúl Castro aseguró que la economía cubana continuaría su avance a pesar de no haber cumplido las metas trazadas en el discurso de la clausura del Segundo Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 21 de diciembre de 2013. Téngase en cuenta que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI) fue de 2,7 por ciento, inferior al 3,6 planificado para ese año.

Destacó que son varios los factores que condicionaron los resultados en el desbalance entre importaciones y exportaciones. En el mercado internacional Cuba se ha tenido que enfrentar al aumento de los precios de las primeras y la baja de las segundas, además de los problemas en la contracción de los ingresos por exportaciones, tanto de servicios como de mercancías.

Anuncios

En el ámbito interno la implementación de los Lineamientos que rigen la política económica y social del país, han permitido un paso positivo en el sector no estatal: a finales de 2013 hay más de 440 mil cubanos ejerciendo el trabajo por cuenta propia y en el 2014 se evidencia el aumento de formas de empleo por esta modalidad. Lo que ha demostrado que los negocios privados pueden mantener los vínculos con el Estado y contribuir con la eficiencia y la productividad.

La decisión del Gobierno en el tema de las inversiones se resume en la prioridad a las áreas claves del desarrollo del país. Sin embargo, lafalta de financiamiento externo, los suministros fuera de fecha, los atrasos en los proyectos, la lenta preparación de la carpeta de negocios, el déficit en las fuerzas constructoras y la inadecuada preparación de las partes que participan en los convenios siguen siendo aspectos pendientes a resolver.

El desarrollo de la Zona Especial del Mariel, por su parte, como polo de atracción de la inversión extranjera y al mismo tiempo en polígono de experimentación de modernas tecnologías y métodos de gestión empresarial, continúa siendo una expectativa.

Anuncios

Los proyectos de construcción de los campos de golf en áreas turísticas al parecer se han detenido; mientras suman 62 el número de compañías administrando hoteles en Cuba y se edifican más de 10 mil habitaciones en estas instalaciones, según datos del cierre del mes de junio del presente año.

En un análisis minucioso de la tendencia de actividad económica cubanadurante 100, los especialistas Pavel Vidal Alejandro y Annia Fundora Fernández aseguran que en los ciclos del Producto Interno Bruto la tasa de crecimiento constante de Cuba será, a largo plazo, de 3.11% anual. Porciento que de alguna manera ha vaticinado el comportamiento actual; pero que no responde a las necesidades del país.

Cifras tomadas del Panorama Económico y Social 2012 de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), el PIB cubano creció ese año 3,1%, superando al 2,7% alcanzado en el año 2011, aunque inferior al 3,4% planificado para este ejercicio. Estos resultados tuvieron en cuenta los daños provocados por el huracán Sandy con un costo superior a 6.900 millones de dólares.

El PIB no está diseñado para evaluar el desarrollo, tiene notables deficiencias en la medición de los servicios sociales a la población, encubre desigualdades y no toma en cuenta la pérdida de recursos naturales; pero sí calcula el crecimiento mercantil, aspecto relevante en el marco de las modificaciones actuales de la cultura económica cubana.

Pero… como todo rompecabezas las piezas se enlazan: para incrementar los ingresos por exportaciones es necesaria la eficiencia económica y con esta el incremento de la productividad del trabajo.Los precios internacionales, las tasas de cambio, la incertidumbre de la crisis económica global, y el Embargo Económico y Comercial de los Estados Unidos continuarán incidiendo en la economía de Cuba; pero lo que es contraproducente es que subsistan los problemas internos arraigados por años.

.