La segunda jornada de la Premier League se iniciaba a las 13:45 del sábado con un Aston Villa que recibía al Newcastle United. El primer tiempo transcurrió sin mucho interés. Pocas ocasiones para los dos equipos aunque el Villa dominó ligeramente y las pocas que hubieron sin mayor peligro. En el segundo tiempo el Newcastle intentó llevarse el partido. Llegaba más y mejor que el Villa, pero no consiguió marcar. Uno de los motivos fue el constante parón del juego. Cuatro tarjetas amarillas para los locales y una expulsión por doble amarilla para los de Newcastle. El empate inicial no se movió y así se repartieron un punto cada uno de estos dos equipos.

Anuncios
Anuncios

El Chelsea, del que ya hemos hablado muy bien en otras ocasiones recibía al Leicester en Stamford Bridge. Dominó muy claramente el partido aunque Cuortois tuvo que emplearse a fondo en algún mano a mano. En el minuto 62', Diego Costa iba a adelantar en el marcador a los 'blues'. Quince minutos más tarde, Hazard iba a poner el definitivo 2-0 en el marcador tras una asistencia (otra más) de Cesc Fàbregas. El Chelsea no convenció en su juego en esta ocasión, pero aún así se llevó los tres puntos sin sufrir excesivamente.

El Swansea, sin Michu cedido en el Nápoles, recibía al recién ascendido Burnley. En el minuto 23' Dyer iba a poner el 1-0 en el electrónico a favor de los locales a pase de Sigurdsson. Durante la primera parte, el Swnasea dominó en el apartado estadístico pero no consiguió aumentar la ventaja.

Anuncios

En la segunda parte, el Burnley intentó alcanzar el empate pero a pesar de de sus ocasiones no consiguieron nada. El partido llegó al final con el 1-0 en el marcador y los tres puntos que se quedan en Swansea.

El partido más destacado del sábado fue, sin duda, el Everton-Arsenal disputado en Goodison Park. Los 'toffees' recibieron a los 'gunners' tras su decepción en la ronda previa de la Champions League ante el Besiktas. Una jugada en el minuto 19' iba a hacer que los de casa se adelantaran. Gareth Barry ponía un centro al que no llegó Lukaku. Pero detrás estaba Seamous Coleman, que remató al fondo de la red. Justo antes del descanso, Romelu Lukaku iba a asistir a Steven Naismith para doblar la ventaja local. El Arsenal, en la segunda parte apretaría los diente y, con goles de Aaron Ramsey y Olivier Giroud en el 83' y 90' respectivamente, acabaría por poner las tablas en el marcador.

#Fútbol