Hoy han terminado los Juegos de la Commonwealth, que cada cuatro años convoca a los países que habían estado o están bajo influencia británica. La principal noticia es que Inglaterra ha conseguido romper la hegemonía australiana de las seis ediciones anteriores y ha sido el país más laureado. La segunda noticia es que detrás de estas dos selecciones y de la de Canadá (un podio formado por los tres únicos países que han ganado unos Juegos) se ha colocado Escocia, que jugaba en casa y ha firmado la mejor actuación de su historia, mejorando sustancialmente la décima posición de hace cuatro años. Pero yo quiero hablar de tres naciones deportivas que también han participado en los Juegos: la Isla de Man, Guernsey y Jersey (que también son islas de dimensiones reducidas).

Anuncios
Anuncios

La Isla de Man sólo ha ganado una medalla de bronce, lo que le ha clasificado en 29 ª posición. Y Guernsey y Jersey no han ganado ninguna. De hecho, de los 71 participantes, sólo 35 han logrado colgarse se alguna, y sólo 21 se la han colgado de oro. Pero estas tres selecciones tienen una característica más interesante, la de formar parte del Reino Unido. Tal y como forman parte de él Escocia, Irlanda del Norte o Gales. Pero con la diferencia de que son reductos mucho más pequeños y aislados. La Isla de Man está situada entre Inglaterra e Irlanda, a pocos kilómetros de las ciudades de Liverpool y Belfast, respectivamente, y tiene una población de unos 30.000 habitantes. Guernsey y Jersey son dos islas de tamaño aún menor que están muy cerca de la Bretaña francesa. La primera, para que nos hagamos una idea, tiene una superficie muy similar a Formentera, pero una población bastante superior, de 65.000 habitantes, mientras que la segunda es un poco más grande y alberga casi 100.000 personas.

Anuncios

En cuanto a palmarés histórico, la que destaca es la Isla de Man. Se ha conseguido colgar un total de once medallas, tres de ellas de oro. Fueron 1966 en Jamaica (en ciclismo de carretera), en 1986 en Edinburgh (tiro con escopeta) y 2006 en ciclismo de nuevo. Esta sería la mejor actuación de su historia, porque aparte del oro de Mark Cavendish (uno de los deportistas más conocidos de la isla), en Melbourne también consiguieron un bronce en la disciplina de tiro. En la siguiente edición, Delhi 2010, la Isla de Man volvió a conseguir colgarse dos medallas, por segunda vez en su historia, y además de manera consecutiva (ambas de bronce). Pero en 2014 ha bajado un poco el nivel y sólo ha podido conseguir una, otra vez en ciclismo.

Así como la Isla de Man es frecuente encontrarla en los medalleros (sólo ha estado ausente en seis de las catorce participaciones que ha tenido), el número de éxitos de Guernsey y Jersey ha sido menor. Pero cada una ha tenido el honor de colgarse una medalla de oro a lo largo de la historia (curiosamente, en la misma disciplina).

Anuncios

Guernsey lo consiguió en Auckland (Australia) en 1990, gracias a la habilidad de Adrian Bretton en el tiro con pistola. Este jugador, de hecho, ha conseguido la mitad de las medallas de su país, ya que también se llevó una plata cuatro años antes y un bronce cuatro años después. Las otras tres medallas que tiene en posesión fueron alcanzadas durante los Juegos de 1982 y 1986 (una plata y un bronce en tiro con rifle en los primeros y una plata en bolos en los segundos), de modo que se puede hablar de una época de oro del deporte de Guernsey que abarcaría los años comprendidos entre 1982 y 1996. Es en este período donde ha obtenido todas sus medallas, un total de seis, mientras que se ha quedado en blanco en el resto de participaciones.

Jersey, por su parte, ha conseguido sumar en tres ocasiones desde que comenzó a participar en los Juegos de Cardiff de 1958, lo que le ha proporcionado cuatro medallas. De hecho, se estrenó en la edición siguiente, en Perth, con un bronce en boxeo. Y esta disciplina fue la que le volvió a dar resultados en 1986, también en forma de bronce, en unos juegos que estuvieron marcados por el boicot de 32 de los 68 países que debían participar. Pero el mejor momento estaba por llegar y vendría de la mano de una misma familia. Cuatro años después, en Auckland (tierra fértil), Cliff Mallet se colgaba el primer y hasta el momento único oro de Jersey, mientras que Colin, su hijo, conseguía el bronce en la misma disciplina, tiro con pistola. Ésta ha sido, además, la única vez en que esta isla ha conseguido dos medallas.

Aunque se encuentren lejos de los éxitos deportivos, por las diferencias evidentes que separan estos tres competidores de la mayoría de selecciones triunfantes, estos combinados han logrado algo que probablemente para ellos ya significa tocar la gloria: representar su territorio en una competición internacional de esta magnitud y, por lo tanto, hacer que sus ciudadanos tengan un referente en el que mirarse.