Aquí estoy de nuevo para seguir hablando de deporte, y de más allá del deporte rey, el fútbol y es que como fiel seguidor del atletismo, cada vez que hay alguna prueba no me la pierdo, pude vivir ayer algo alucinante, el récord del mundo de las dos millas, pulverizado por el genial Mo Farath, que aunque es de origen africano corre para Inglaterra desde hace muchísimo tiempo.

Pero es que este atleta de color hace una semana se impuso en los europeos de Zurich en las dos pruebas largas que se corren en pista, en 5000 y en 10000, ganando en las dos el oro con unas marcas y una suficiencia increíbles, y eso que antes de estos tuvo que retirarse en otra prueba debido a unos problemas que tuvo.

Anuncios
Anuncios

Empezó la carrera de las dos millas, en Birmingham, y las dos liebres empezaron a poner un ritmo bastante alto, pasando por debajo del récord en la parte que a estas le toca, para ello se las paga, para pasar por cierta distancia por debajo de los tiempos que existen y así dejar a los atletas a disposición de bajar la marca impuesta, en este caso la marca la tenía otro británico, Steve Ovett con una marca de 8 minutos y 13 segundos,

Una vez las liebres dejaron sus puestos Farath se puso a correr y pulverizó el récord llegando a meta con 8 minutos 7 segundos, bajando así 6 segundos la marca anterior, algo alucinante e inesperado, inesperado debido a la cantidad de tiempo rebajado, por que le mismo atleta se sorprendió cuando vio el tiempo a la par de la alegría que le supuso, ya que batir un récord supone un desembolso económico bastante grande para cada atleta que lo haga.

Anuncios

Además batió un récord que lleva muchísimo tiempo sin batirse, ni más ni menos que 36 años y por fin se consiguió.

Decir que no hubo solo esta prueba sino que se disputaron todas las demás de una competición de atletismo pero quería reseñar esta debido a la importancia que tiene poder batir uno de los récords más antiguos y la manera de conseguirlo, bajando casi seis segundos la marca inicial, mi enhorabuena para Mo Farath, un atleta increíble.