El atleta británico y una de las estrellas de éste europeo de atletismo de Zurich 2014, Mohamed Farah, se ha proclamado campeón de Europa en la distancia de 5000 metros, tras haberse coronado también días antes en la de 10000. Mo Farah logra por lo tanto un nuevo doblete que suma a los conseguidos en el europeo de Barcelona 2010, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en el Campeonato Mundial de Atletismo de Moscú 2013 en las mismas distancias. El británico consigue defender de nuevo, además, su reinado en el campeonato de Europa de 5000 metros que logró ganar tanto en el doblete de Barcelona como en Helsinki 2012.

La prueba, que finalizó con un tiempo de 14:05.82 que dio la victoria a Farah, se caracterizó por un inicio protagonizado por la actuación de los españoles Jesús España, que acabó undécimo, Antonio Abadía, octavo, y Roberto Alaiz, que fue el mejor al acabar la prueba en quinta posición. Cuando avanzó la pueba, todos deseaban una buena posición y el ritmo se endureció, estirándose el grupo y dejado ver quienes iban a ser los protagonistas finales de la carrera.

A pesar de la gran pelea que protagonizaron los atletas por conseguir una buena posición en el inicio del último 400, fue Mo Farah el que decidió dónde y cuándo se debía romper el ritmo de la carrera, realizando un gran tiempo en el último 1000 y una espectacular marca de 52 segundos en los últimos 400 metros, un ritmo que únicamente fue capaz de aguantar el azerí Hayle Ibrahimov, quien no fue hasta los últimos metros cuando cedió de la estela del británico. La tercera posición la consiguió el también británico Andy Vernon tras una gran pelea durante los últimos metros en la que estuvo involucrado, aunque no durante mucho tiempo, Roberto Alaiz, que finalizó quinto.

Tras la victoria de Mo Farah en el 5000 y el doblete europeo que éste supone, el británico de origen somalí calla todas las dudas que existían tras los problemas físicos que ha tenido tras su inesperada participación con octava posición final en el Maratón de Londres, así como después de quedarse fuera de los Juegos de la Commonwealth y de sufrir problemas de salud que le han llevado a estar hospitalizado.