¿Qué hay después de ganar seis títulos en un año? ¿Se puede repetir? ¿Se considera decepcionante ganar tres títulos al año siguiente? Mientras los culés disfrutaban de los seis títulos conseguidos mientras Guardiola dirigía a los culés desde el banquillo, había gente que se preguntaba qué sería de ellos después. Al irse Pep, llegó Tito Vilanova, que siguió con la línea futbolística que Josep había propuesto. Por supuesto, siguió dándole éxito. Más tarde, Gerardo Martino llegó al Camp Nou como un entrenador idóneo para el Barcelona, un entrenador que apostaba por el #Fútbol de toque y que prometía una nueva etapa exitosa en el club blaugrana.

Pero lo cierto es que el año anterior, con Martino dando instrucciones, el Barcelona no consiguió ningún título y, lo que es más preocupante, no consiguió encontrar un juego a la altura de sus jugadores.

Anuncios
Anuncios

Posiblemente, la diferencia entre el juego que el Barcelona desplegaba hace unos pocos años y el que desplegó el año pasado se basó, en su mayoría, en el bajón físico y futbolístico de Xavi Hernández. El centrocampista catalán había sido el gran timón de los blaugrana desde hacía mucho tiempo y el hecho de que no se le encontrara un sustituto natural para poder darle descanso cuando lo necesitaba fue un gran lastre. La otra problemática blaugrana fue la bajada de nivel de Lionel.

Nos tenía acostumbrados el astro argentino a unos registros espectaculares, propios de superestrellas mundiales. Lo que es él, vamos. Pero como es natural, mantener estos registros durante varios años es imposible. Decir que Messi está mal sería injusto, porque el 99% de futbolistas querrían conseguir las cifras que consigue actualmente el argentino.

Anuncios

Leo Messi ahora está teniendo resultados de un grandísimo jugador, pero siendo Leo Messi.

Por otra parte, la falta de minutos de Pedro, el bajo rendimiento de Alexis y los problemas en la defensa que lleva arrastrando, completan la debacle del FC Barcelona. Con los nuevos refuerzos se espera acabar con la poca solvencia defensiva (Mathieu y Vermaelen), se busca asegurar a un relevo en el centro del campo para Xavi (Rakitic) y se busca a un jugador que llegue cuando Messi no pueda (Luis Suárez). Desde luego, el año próximo veremos a un Barcelona mejor que el del año anterior.