El mundial de #Baloncesto, que se celebra cada cuatro años, tendrá lugar en España este verano en diversos lugares: Barcelona, Madrid, Granada y las islas Canarias. La selección local se encuentra entre el grupo de las favoritas para ganar el oro, o al menos situarse en el pódium. Pero, sin duda alguna, la que más papeletas tiene para hacerse con la copa es la selección estadounidense. Todo interesado mínimamente conoce el potencial de los jugadores que durante el año compiten en la NBA, la liga de más alto nivel baloncestístico en el mundo. Sin embargo, parece que estas estrellas están tan confiadas que no muestran mucho interés en visitar España para hacerse con el oro…

La selección de EEUU, ciertamente, sabe que está por encima de casi todas las selecciones.

Anuncios
Anuncios

Para ellos, lo más importante son los JJOO, donde envían a sus jugadores clásicos que destacan hasta en la NBA sobre los demás (LeBron James, Koby Bryant…). La realidad es que para los jugadores, pertenecer a la selección no es una obligación, sino una oportunidad, y las mayores estrellitas deciden rechazarla a no ser que se trate de los Juegos Olímpicos. Es una decisión propia y se debe aceptar, así también pueden tener la oportunidad de experimentar juntarse con los mejores otros jugadores de gran talento que están en formación todavía. Pero también es una posición un tanto egoísta, puesto que se supone que el mundial está hecho para que se enriquezcan tanto participantes como espectadores, demostrando el mejor baloncesto del mundo, y está claro que al resto de países les gustaría enfrentarse contra los mejores, ya que a muchos les ha costado un gran esfuerzo conseguir el puesto en la selección de su país, y otros la rechazan sin pensárselo siquiera. Estados Unidos no es el único país que no se toma los mundiales muy en serio; Argentina, otro país de gran calidad, también carece de jugadores que deberían estar en la selección de cabeza pero no han querido.

Anuncios

La última baja ha sido la de Kevin Durant, quien estaba preparándose para participar en la selección estadounidense. Alega cansancio físico y mental para justificar su baja, puesto que necesita tomarse un tiempo para retomar con más ganas la temporada en la NBA; sabe que tenía que implicarse en gran medida y no se veía con la capacidad de hacerlo, pese que le hacía ilusión representar a su país.

Igual de tanto confiarse se llevan una sorpresa y nuestra selección consigue darles un susto. Cuanto más alto estás, más grande es la caída, y España ha conseguido en muchas ocasiones plantar cara a las superestrellas de la NBA, puesto que muchos jugadores de nuestra selección también saben lo que se vive en ese mundillo y poseen suficiente nivel como para competir en la liga americana. Con trabajo y esfuerzo todo se consigue, y más si el rival se cachondea pensando que aun sin sus mejores jugadores ganará el oro sobrado… Iremos comentando cómo transcurre el mundial, y ojalá les sirva de escarmiento.