Empezamos con la derrota más significativa. El nuevo y prometedor Manchester United de Louis Van Gaal comenzaba la Premier League jugando en casa, en Old Trafford, y ante un rival a priori bastante asequible como lo es el Swansea City. Los locales salían con alguna que otra baja, las más significativas las de Luke Shaw o Robin van Persie: De Gea; Lingard, Jones, Smalling, Blackett, Young: Fletcher, Herrera, Mata; Hernández, Rooney. Por su parte, el Swansea salía con Fabianski; Taylor, Williams, Amat, Rangel; Ki, Shelvey; Routledge, Sidurdsson, Dyer; Bony. En plantillas, la diferencia era abismal. Pero lo importante es lo que se hace dentro del verde.

Anuncios
Anuncios

Y dentro del verde, las plantillas de poco sirvieron. El United empezó con mala pata, lesionándose en el minuto 24' Lingard. Su recambio fue Januzaj. Ki tenía un plan para el Swansea, y en el minuto 28' anotó el gol que les premitiría llegar al descanso por encima en el marcador. Van Gaal veía que las cosas no iban bien y dejó a Javier Hernández en el vestuario al descanso para sacar a Nani. En el minuto 53' Rooney puso el empate en el marcador con una extraordinaria volea/chilena. Pero el partido no acabaría así. Sigurdsson pensó que sería buena idea volver a adelantar al Swansea y así lo hizo. Y terminó el partido. El Manchester United volvía a fracasar. Y las esperanzas de sus aficionados, otra vez, por los suelos.

En el día de ayer también jugó otro favorito al título más.

Anuncios

El Arsenal recibía en el Emirates Stadium al Crystal Palace. Los 'gunners' venían con la etiqueta de favoritos, pero el Palace no se lo puso nada fácil. Los de Millen iban a adelantarse mediante un testarazo de Hangeland a pase de Puncheon en el minuto 35'. Momentos antes de que el árbitro señalara el camino al túnel de vestuarios, Koscielny iba a poner las tablas en el marcador tras una asistencia de Alexis Sánchez, que no hizo mucho más durante el encuentro. En la segunda parte el Arsenal fue una completa máquina de ataque que no encontraba el gol final de la victoria. Iba a ser el galés Aaron Ramsey en el minuto 91' quien, finalmente, les iba a dar la victoria a los de Arséne Wenger.

En el otro partido destacado del día, el Everton visitaba el estadio del recién ascendido Leicester City, quien no le puso las cosas nada fáciles a los de Roberto Martínez. Los 'toffees' iban a adelantarse en el marcador mediante un golazo espectacular de McGeady, que consiguió colocar el balón en la escuadra ante la impotente mirada de Schmeichel.

Anuncios

Dos minutos más tarde, la esperanza de Leicester iba a poner el 1-1 en el electrónico. Ulloa anotaba el empate tras una jugada dde rebotes en el área del Everton. Poco antes del descanso, Steven Naismith decidió que el Everton se iría por delante en el marcador al descanso y marcó otro buen gol ante la impasividad de la defensa local. En la segunda parte, el dominio fue casi total y absoluto de los de casa, hasta que finalmente, en el minuto 88', Wood puso el definitivo empate en el marcador. #Fútbol