Estamos inmersos en las semanas de máxima actividad en los deportes reyes de los J.J.O.O. y los resultados de los diferentes competidores españoles que en ellos participan están siendo dispares, así como las críticas que sobre ellos se vierten.

Acaba de terminar el Europeo de atletismo de Zurich, en la que los españoles, han hecho una actuación con una nota tirando a notable alto, por el número de medallas que ha sido 6 y con el número de finalistas que han sido 22 (se cuentan las medallas).

Pero la gente, quiere más, y ahí es donde salen las críticas que aveces son muy duras. Tenemos que tener claro que muchos de los atletas comparten su actividad deportiva profesional, con otro tipo de actividades no deoprtivas por las que son remuneradas y que gracias a ellas pueden vivir.

Anuncios
Anuncios

Es muy fácil compararnos con países que si se centran en impulsar el deporte de base a través de programas especiales dedicados a la población en general y que aquí no se hacen, y por eso sus resultados son mucho mejores.

Aquí nuestros deportistas, no tienen patrocinadores, y muchos tienen que vivir de lo extradeportivo porque como no se consiga medalla no tienen ningún tipo de ayuda, cosa que en Francia, Reino Unido, Alemania o Italia si se hace. Entiendo que no estamos atravesando buenos momentos económicos pero tampoco podemos pedir que saquen todos medalla porque todos tienen otro tipo de actividad.

Ahora se están disputando los europeos de natación en Berlín y todavía quedan unos días para acabar y los resultados están acompañando pero se vienen a ver de nuevo críticas feroces por la actuación de los nadadores de aquí.

Anuncios

Como ya he dicho, no es fácil realizar dos actividades y no tener apenas tiempo para dedicarse completamente a ellas, es más se tienen que centrar en la otra actividad más que en la deportiva, porque es esa la que les da de comer, el deporte para muchos de ellos a pesar de que son profesionales y hacen todo lo que puede, por desgracia tiene que pasar a un segundo plano, porque como a todo el mundo nos sucede, se nos exige en nuestros sitios de trabajo más para poder tener que comer.