Desde bien joven, Gerard Deulofeu apuntaba maneras en el #FC Barcelona y se esperaba que se convirtiera en un auténtico 'crack'. No obstante, su explosión como estrella del #Fútbol se demora y no acaba de convencer a ningún entrenador azulgrana. Cuando aún era menor de edad, el joven catalán empezó a entrenar con el primer equipo, firmando muy buenas actuaciones. Sin embargo, nunca consiguió hacerse con una ficha del primer equipo debido a su carácter fuerte, su falta de madurez y la poca humildad que le caracterizan.

El año pasado, el de Riudarenes de marchó cedido al Everton, donde firmó una gran campaña y demostró sus cualidades de jugón. Al acabar la temporada, el catalán volvió a su casa por petición expresa del nuevo entrenador. Su intención era triunfar y ganarse el sitio en un equipo repleto de cracks mundiales.

Durante los primeros partidos de la pretemporada, Deulofeu aprovechó la ausencia de Messi, Neymar y Luís Suárez y se hizo dueño del equipo demostrando su desparpajo y ofreciendo cosas diferentes en ataque. Viendo sus actuaciones, se pensaba que el joven canterano iba a ser un jugador importante en la plantilla del Barça. En cambio, al finalizar el partido frente al Niza Luís Enrique sorprendió con estas declaraciones: "Yo exijo a cada jugador que cumpla con unos roles determinados en el equipo. Deulofeu es muy bueno en ataque, pero debe mejorar mucho en defensa si quiere ganarse un sitio en este equipo". Desde entonces, se ha colocado al catalán fuera del FC Barcelona.

A todo esto se suma que otro canterano, Munir el Haddadi, ha conseguido quitarle el puesto a Deulofeu en el ataque barcelonista. El joven madrileño de origen marroquí se ha ganado la confianza de Luís Enrique y éste prefiere ponerlo alinearlo por delante lugar del catalán.

Tras todo el culebrón, ayer RAC1 anunciaba la cesión de Gerard Deulofeu al Sevilla FC donde coincidirá con su ex-compañero Denis Suárez. Con su incorporación, el conjunto hispalense ganará velocidad, técnica y efectividad en ataque y así poder mejorar la imagen dada en Cardiff durante la final de la Supercopa.

Ahora que se sabe que Luís Suárez cumplirá con su sanción hasta el último día y sin Deulofeu en la plantilla, el técnico culé carece de efectivos para armar un ataque poderoso. Es por eso que deberá confiar en los canteranos Rafinha y El Haddadi para conseguir los resultados que se esperan del FC Barcelona