Hace unos años, no muchos la verdad, recaía en las filas del #Real Madrid un jugador menudo, delgado, rápido y sobretodo desconocido para la afición blanca. Ese jugador llegaba en el mercado de invierno, si no recuerdo mal con otro jugador que era Gonzalo Higuain, ambos desconocidos, pero con muchas ganas.

Con los años, los partidos y los entrenamientos se fueron haciendo hueco en la casa blanca, y la afición se lo reconocía por la calle, al poco tiempo Higuaín se marchó, y ahora es el turno del Fideo Di María. Muchos de los aficionados del club de Concha Espina no están muy de acuerdo con la decisión tomada por el club, el jugador y el entrenador.

Anuncios
Anuncios

El entrenador no quería su salida, el club tampoco, pero el jugador quería cobrar como si fuera una de las grandes estrellas, pasar de cobrar 3 millones de euros a más de 8 y eso el Real Madrid no lo contemplaba. Por eso a lo largo de todo el verano, incluido durante la disputa del Mundial de Brasil, donde Argentina llegó a la final el club y su representante se han estado moviendo para ver donde recalaba.

Ha habido ofertas de muchos de los grandes de Europa, el Chelsea, el PSG, el Monaco y por último el Manchester United, quien va a pagar al Real Madrid la impresionante cifra de 75 millones de euros y al jugador lo que quiere , los 8 millones de euros.

El fichaje es una realidad, ya que se ha despedido de sus compañeros y a puesto rumbo a la ciudad de Manchester, donde a partir de ahora jugará las próximas temporadas vestido de diablo rojo, y donde espera ser más feliz que en el club blanco.

Anuncios

Lo curioso de este caso, y de otros muchos, es que todos los jugadores llegan diciendo que son de tu equipo hasta el corazón, pero a la primera de cambio se dan la espantada porque o no cobran lo que quieren o no son titulares o les pagan más en otro lado. Esto no viene más que a demostrar que los jugadores por norma general la mayoría de ellos son una panda de mercenarios, que lo único que les mueve es el puro dinero. Codicia innecesaria porque ya de por si ganan lo suficiente como para poder vivir bien toda su vida y sin necesidad de ser un mercenario. Además los desgraciados de ellos cuando se retiran se sacan el carnet de entrenador, o tratan de volver a los clubes como managers, directores deportivos o que historias, para seguir chupando de un bote que no deberían.

Creo que todos los jugadores tendrían que hacérselo mirar y tratar de dar ejemplo a los niños potenciando además unos valores que se ve que han perdido. Todo es por el dinero y sin él no sabrían que hacer. Futbolistas = Mercenarios. #Fútbol