Ayer se jugó el partido correspondiente a la ida de la Supercopa de España entre el campeón de Liga, el Atlético de Madrid, y el campeón de la Copa Del Rey, el #Real Madrid. En principio, el club blanco partía como favorito pero en el #Fútbol todo puede pasar. Los refuerzos de este verano como Kroos y James y el buen partido ante el Sevilla FC en la Supercopa de Europa le daban este papel pero el Atlético de Madrid supo contrarrestar las salidas de este verano en el mercado de fichajes y consiguió plantar cara a un equipo superior.

El partido fue muy intenso durante los 90 minutos de partido, hasta el punto que el Atlético de Madrid ya llevaba dos cartulinas amarillas en los 12 primeros minutos de juego.

Anuncios
Anuncios

El Real Madrid tenía el control del balón en todo momento originando las ocasiones más claras del partido. Por otro lado, el equipo rojiblanco se centraba básicamente en hacer su juego centrado en defender y en esperar sus ocasiones.

Las mejores ocasiones llegaban desde las bandas del Madrid, de las botas de Bale y Cristiano Ronaldo, pero una y otra vez se topaban contra el muro defensivo del Atlético. El actual balón de oro se retiraría en el descanso por molestias y es sería duda para el partido de vuelta en el Calderón.

Los goles llegarían en los últimos diez minutos de partido cuando ya todo parecía que acabaría en un empate a 0. El primer gol llegó en el minuto 82 por parte del Real Madrid mediante James Rodríguez, que salió en el descanso sustituyendo al astro portugués. El colombiano aprovechó un rechace del portero rojiblanco Miguel Ángel Moyá para adelantar a su equipo en su estreno goleador como jugador blanco.

Anuncios

Esta ventaja sería fugaz porque tan solo cinco minutos después, en lo que mejor se le da al Atlético de Madrid, la jugada de estrategia, llegó el empate a 1 que acabaría siendo el resultado final. El Atleti botó un saque de esquina que la defensa blanca no fue capaz de despejar y Raúl García aprovechó metiendo la bota y anotar un empate que sabe a victoria para su equipo. Tras el empate vino la polémica cuando un disparo de James se estrelló claramente en la mano de Mario Suárez, lo que hubiese significado un penalti a favor del Madrid pero que Estrada Fernández decidió no pitarlo.

De esta manera acabó el partido, con un empate que le viene mejor al Atlético que se jugará el título en su casa ante su afición.