Este pasado fin de semana la Premier League Inglesa abría sus puertas. Todos teníamos ganas de ver ya una de las mejores ligas del mundo debutar. Los grandes equipos aparentemente debían ganar todos ya que debutaban ante rivales de inferior calidad, pero como en toda gran liga tenemos la gran sorpresa. Analicemos lo que ocurrió en la primera jornada de la Premier League.

El telón se abría con el partidazo en Old Trafford entre Manchester United y Swansea City, los de Van Gaal debutaban frente a un equipo inferior, todo parecía que después del bochornoso año pasado que tuvieron los reds, este año con el técnico holandés todo iba ir a mejor, pero solo pasaron 20 minutos hasta que el Swansea City colaba el primero, el United espabilaba un poco después del descanso y en un balón parado lanzado al primer palo, acababa rebotado y Wayne Rooney de chilena hacía el 1-1 todo parecía que el Manchester Uniterd podía salvar la situación del debut y ganar, pero un balón a bocajarro en el área del United terminaba con De Gea metiéndose el balón dentro de la red y poniendo el 1-2 definitivo para el Swansea.

Anuncios
Anuncios

El Campeón el Manchester City ganaba ante el Newcastle por 0-2 en un partido sin mucho brillo pero muy efectivo para los de Manuel Pellegrini, los goles los puesieron el español David Silva y el argentino Kun Aguero.

El subcampeón jugaba en Anfield frente al Southampton, comenzaban ganando con un gol de Raheem Sterling que nada más volver del descanso Clyne para el Southampton igualaba, 1-1 hasta los minutos finales donde D. Sturridge marcaba en el 80' el 2-1 definitivo para los de Liverpool.

Otro de los grandes favoritos también salvaba los muebles en casa en el minuto 92. Los gunners ganaban por 2 goles a 1 a un Crystal Palace que le salió respondón. Los goles locales los anotaba Koscielny y Ramsey.

Por último el Chelsea de José Mourinho era el último en debutar ya que su partido era en la noche del Lunes.

Anuncios

Los Blues salían con todo, fichajes incluidos, pero en 14 minutos el recién ascendido Burnley le ponía el 1-0 pero tan solo tres minutos después llegaban 4 minutos mágicos del Chelsea que con goles de Diego Costa y Schurrle ponían el 1-2, parecía el partido sentenciado pero aún más cuando Ivanovic ponía en el 34' el definitivo 1-3. #Fútbol