El TAS dio ayer su resolución por el caso Luís Suárez en el cual mantiene gran parte de la sanción impuesta a tal jugador por su mordisco a Chiellini durante el Uruguay-Italia del Mundial de Brasil. El FC Barcelona se llevó ayer por una parte una gran decepción y por otra una gran alegría. Su decepción fue que en el club se pensaba o creía que el Tribunal deportivo (TAS) reduciría o anularía gran parte de la sanción impuesta a Luís Suarez por su mordisco en el pasado mundial sobre todo la de no jugar durante 9 partidos.

Por otro lado se llevó una alegría ya que podrá entrenarse y estar a disposición del entrenador durante estos meses, cosa que no podía hacer anteriormente con la sanción impuesta. Lo que el barça pretendía y quería era que Luís Suárez pudiese ejercer su trabajo como futbolista ya que desde la sanción no podía pisar un campo de fútbol y se entrenaba en solitario. Lo que estaba fuera de lugar era la sanción impuesta por FIFA ya que no podía ni entrenar, ni acudir a un estadio ni tampoco ejercer su oficio con lo que el TAS le quita credibilidad a la FIFA.

Ahora al mantenerla la sanción de nueve partidos todo el mundo está pendiente del día que se jugará o las televisiones pondrán el gran clásico ya que el duelo entre las dos delanteras es uno de los mas grandes espectáculos de los que se puede disfrutar hoy en día. Decir que se trata de una sanción ejemplar ya que no es la primera vez que comete este acto.

En su pasado lo ha realizado varias veces y el ultimo hecho fue hace un par de temporadas cuando militaba en el liverpool por el cual fue suspendido durante ocho partidos pero la de ahora es una sanción ejemplar ya que no solo no podrá disputar partidos oficiales con su actual equipo, el FC barcelona, sino que tampoco podrá disputarlos con la selección de su país. El uruguayo se perderá el inicio liguero hasta un total de nueve partidos entre ellos: Elche,Villarreal, Athletic, Levante, Málaga, Granada, Rayo Vallecano y Eibar. Su debut se produciría en la jornada número 9 frente al Real Madrid si el entrenador Luís Enrique lo considera oportuno.