El #Real Madrid Club de #Fútbol se encuentra en estos momentos en plena preparación para la próxima temporada 2014-15. Los madridistas vienen de proclamarse campeones de la Supercopa de Europa 2014 contra el Sevilla FC, por lo que comienzan la temporada con un título que esperan que sea el primero de muchos. A la plantilla blanca han llegado nuevas y grandes incorporaciones que buscan, junto a sus nuevos compañeros, crear un equipo que pelee por todo y pueda repetir una campaña como la anterior, en la que se proclamaron campeones de Europa ganando la final de Champions al Atlélico de Madrid.

Entre las nuevas incorporaciones destacan las de jugadores como Kroos o James Rodríguez. El campeón del mundo alemán realizó una gran final de Supercopa comportándose como todo un líder en la creación de fútbol en el equipo blanco.

Anuncios
Anuncios

Kroos jugó un gran partido siendo en todo momento el apoyo de la defensa para la salida al centro del campo, jugando con precisión en los balones largos y creando un gran futbol con mucha calidad en el juego, algo que recuerda, como ya vimos en el Mundial de Brasil, al juego del mediocentro madridista Xabi Alonso. James, por su parte, también dejó buenas, aunque discretas, sensaciones. Mostró grandes detalles de calidad y buenas combinaciones al contraataque con sus compañeros. Sin embargo, éstas fueron contadas y no apareció mucho en el terreno de juego.

Respecto al resto del equipo, el Real Madrid dejó ver los objetivos de la pretemporada. Desean ser un equipo sólido atrás y más que peligroso en el contragolpe. El ataque, formado principalmente por Benzema, Bale y Cristiano Ronaldo, está llamado a ser, al igual que la temporada pasada, el ataque más peligroso de Europa, al que debemos sumar las mejoras de la plantilla en las posiciones de creación de juego y la gran calidad de la que dispone Ancelotti en el banquillo para ver como el Real Madrid sigue siendo el gigante del año pasado y tiene mucho que decir este año.

Anuncios

Sin embargo, no solo ellos mejoran. Barcelona, Bayern o Chelsea son algunos de los rivales que más han mejorado en esta temporada y todo apunta a que al Real Madrid no le bastará con grandes inversiones económicas para ganar todo lo que desea, sino que deberá trabajar muy duro para luchar por ello.