Después del 0-4 que recibió el Bayern München por parte del Real Madrid en las semifinales de la Champions League, Guardiola fue el protagonista de una rueda de prensa muy autocrítica. No se perdonaba a sí mismo el hecho de haber renunciado a su #Fútbol. Quitó un mediocentro para poner un delantero más. Pero ésto llegó por algo, previamente Pep había notado que su Bayern no iba a ser capaz de ganar al Real Madrid haciendo lo que siempre hacía, por eso probó con una variante nueva.

No hubo que esperar a que llegara el Madrid para notar que el Bayern tenía problemas. Ya antes, el Arsenal había reflejado esos problemas hasta quedarse con diez hombres y, más adelante, lo hizo el Manchester United.

Anuncios
Anuncios

Al Bayern le costaba mucho sacar el balón desde atrás, también crear ventajas en el centro del campo contra defensas estáticas. La circulación de balón era buena, pero no tenía el ritmo suficiente para desordenar a un equipo. Además, la pelota solía estar muy alejada de la zona donde se hace daño real en el fútbol. Se sabe que ésto no era un plan preestablecido, sino que eran limitaciones en sus jugadores.

La diferencia entre las grandes palizas de los fines de semana y las victorias ajustadas de los martes o miércoles estaba en la colocación del cerebro bávaro, Toni Kroos. En la Bundesliga estaba bien en la frontal del área rival, creando su fútbol desde ahí. Pero cuando llegaban rivales más importantes, Josep le pedía que retrasara un poco su posición para retener más el balón y mantener la posesión sin pérdidas.

Anuncios

¿Era Toni Kroos el culpable de ésto? No. Toni no era más que una pieza de una maquinaria a la que le costaba competir contra rivales difíciles.

No han habido muchas incorporaciones en el Bayern, pero sí notables: Levandowski y Bernat, por ejemplo. La del español es la más interesante en lo táctico, ya que significa que David Álaba va a dejar de ocupar el lateral zurdo y va a poder empezar a militar por su zona preferida, el centro de la zaga. Cómo respuesta, Guardiola ha empezado a ponerle a jugar como central en esta pretemporada. Perder a Kroos, que es un jugador con un talento descomunal, es un paso atrás. Pero si Guardiola consigue llevar bien la reconstrucción y da con las mejores soluciones, pueden ser dos hacia delante.