El Chelsea es, posiblemente, el equipo que mejor se ha reforzado en este mercado de fichajes veraniego. Seguramente no es el equipo que mas número de jugadores ha fichado, pero sí el que ha fichado a grandísimos jugadores en las partes del campo en que los necesitaba.

La edad de Petr Cech ya iba dejando pocos respiros al guardameta de la República Checa y, aunque su rendimiento seguía siendo fantástico la anterior campaña, se notaba que el Chelsea necesitaba un portero nuevo. Así pues, José Mourinho mandó a Cuortois de vuelta a Stamford Bridge en vez de dejarle cedido una temporada más en el club del Manzanares.

La despedida y el posterior traspaso de Ashley Cole dejaban entrever que el Chelsea se haría con un lateral izquierdo de garantías.

Anuncios
Anuncios

Al poco tiempo se anunció la contratación del brasileño Filipe Luis, el cual apuntaba a titular en los 'blues' aunque en el primer partido de liga no fue así.

Lampard no era el mismo Lampard de hacía 4 años y él lo sabía, así que decidió despedirse del club londinense y poner rumbo a tierras americanas aunque, por cosas del #Fútbol, ha acabado cedido un año en el Manchester City. Para cubrir una baja tan notoria como la de Frankie, el club de Abramovich se hizo con los servicios de Cesc Fábregas.

La línea que menos resultados positivos había dado al Chelsea en los últimos dos años había sido, posiblemente, la delantera, así pues Diego Costa acompañó a Filipe Luis y a Thibaut Cuortois de camino a Londres. El delantero hispano-brasileño llegaba al Chelsea siendo la gran esperanza 'blue' en ataque junto con la estrella Eden Hazard.

Anuncios

En el primer partido del año, Mourinho alineó una formación con Cuortos bajo palos, una zaga formada por Azpilicueta en el lateral izquierdo, Cahill y Terry como defensas centrales y Ivanovic de lateral izquierdo. En el centro del campo situó a Matic y Fàbregas en el doble pivote con una línea de tres por delante formada por Hazard en banda izquierda, Òscar de enganche detrás del delantero y Schürrle en la banda derecha. Arriba, Diego Costa.

El Chelsea comenzó perdiendo con un gol de Arfield en el minuto 14'. A raíz de ahí, Cesc Fàbregas decidió que era el momento de demostrar que Mourinho había acertado poniéndole en el doble pivote. Comenzó una exhibición de fútbol magistral de futbolista catalán. No participó, al menos directamente, en el primer gol del Chelsea. Tras un rechace de la madera, el balón le cayó a Diego Costa, que no perdonó y puso las tablas en el marcador. En el segundo gol, oh en el segundo gol, Cesc dio una asistencia propia de cualquier superestrella mundial.

Anuncios

Desde la frontal del área y al primer toque encontró a Schürrle casi en línea de fondo, que la cruzó y puso en ventaja a los 'blues'. En el tercer gol también Cesc fue el asistente. Ejecutó un gran córner al que Ivanovic no pudo hacer otra cosa sino anotar el tercer gol para los de Mourinho.

La segunda parte fue de claro dominio de los londinenses, pero tras quitar del verde a Schürrle, Òscar y Hazard, no consiguieron transformar sus oportunidades en gol. Lo más notable de la segunda mitad fue la vuelta de Didier Drogba con el Chelsea FC, gran leyenda 'blue'.

Así pues, el Chelsea se presenta a la Premier League como gran favorito a llevarse el trofeo. Y con argumentos.